Archivos mensuales: noviembre 2016

¡Exclusivas fotos vintage del avión más grande del mundo!

Se trata del avión más grande del mundo y es además la aeronave más pesada de la historia con 640 toneladas MTOW y el mayor aerodino (por longitud).

Su diseño, concebido para transportar el transbordador Burán y otros grandes componentes del programa espacial soviético, fue un desarrollo del exitoso Antonov An-124 Ruslán; por eso, se lo conoce también como Súper-Ruslán.

El primer An-225 se completó en 1988, es la única unidad activa en este momento. Hay un un segundo ejemplar parcialmente construido. La aeronave terminada opera actualmente transportando cargas súper-pesadas. En noviembre de 2004, la FAI incluyó al An-225 en el Libro Guinness de los Récords por sus 240 marcas. Entre estas se encuentra el récord mundial absoluto de transporte de carga aérea, con 189 980 kg en un único vuelo.

El súper avión tiene 6 motores turbofán ZMKB Progress D-18, una longitud de 84 metros, envergadura de 88,4 y altura de 18,1 metros, además de una superficie alar de 905 m².

En An225 alcanza una velocidad máxima operativa de 850 km/h, tiene 4.000 kilómetros de autonomía con carga máxima y hasta 15.400 kilómetros en vuelos ferry. Su altitud de vuelo puede llegar hasta los 11.000 metros (36.089 pies), y su carrera de despegue necesaria con carga máxima es de 3.500 metros de pista.

En este momento, en An225 encuentra en vuelo hacia Sudamérica. Despegó de Leipzig/Halle (Alemania) rumbo a Goose Bay (Canadá); luego hará escalas en Washington Dulles, Miami y Paramaribo (Surinam), para finalmente llegar a nuestra región a los aeropuertos de Viracopos y Guarulhos en Sao Paulo, y luego al Arturo Merino de Santiago de Chile.

Hace unas horas se conoció que por disposición de la autoridad aeronáutica chilena, el An225 no podrá descender en el aeropuerto internacional Diego Aracena de Iquique.

A continuación te dejamos un mix de impresionantes fotos hechas al Antonov 225 por nuestro corresponsal belga Michel Anciaux durante los salones de Le Bourget en París, Francia, y en el de Farnborough, Inglaterra, entre 1989 y 2011.

Le Bourget, 1989

pict0138

pict0139

pict0150

pict0114-en-la-cabina-del-antonov-225-en-lbg-89-1

Farnborough, 1990

pict0102

 

pict0160

pict0168

pict0172

 

 

 

pict0178

pict0182

pict0582

Le Bourget, 2011

pict0316

pict0318

pict0351

pict0353

pict0355

pict0356

pict0357

 

 

pict0391

Innovador proyecto de palitos “aerodinámicos”

*Con información de ABC Color

Palillos de brochettes, de esos que el común de la gente ve en el tradicional asadito o son empleados en decoraciones, hilos de algodón, cinta scotch, es decir un puñado de elementos que vemos todos los días, pero ¿pueden replicar a un avión comercial? Si pueden, y los alumnos Raúl Da Rosa y Aníbal Mendoza, estudiantes del 4° año están detrás del atípico proyecto.

“No es aeromodelismo” afirma el profesor que los instruye, el Ing. Aeroespacial brasileño Carlos Lavrado. Los estudiantes hicieron cálculos precisos para que el avión que construyen tenga los mismos factores de carga de un avión comercial, que es de 3.5. Poniéndolo en números simples, si la aeronave pesa una tonelada, su estructura debe ser capaz de transportar una carga de tres toneladas y media.

Teniendo en cuenta el peso completo que tendrá el modelo – que está en desarrollo – de unos 600 gramos y conforme las proyecciones y cálculos, podrá incluso soportar hasta tres kilos y medio de carga, claro, dependiendo de los factores climáticos refiere el profesor Lavrado.

Para crear la estructura, los estudiantes emplearon utilizaron el software de diseño en 3D CATIA versión 5 de la Dassault y el diseño de la estructura aeronáutica, se empleó el Túnel de Viento que la carrera de ingeniería aeronáutica posee en sus laboratorios.

Para construirlo se emplean piezas de aeromodelismo solo en la parte del control, el resto de la estructura está compuesta por palitos de madera pegados con adhesivo instantáneo de uso doméstico, hilos de algodón como tensores y contará con un skin (o capa protectora), es decir materiales bastante accesibles.

El ingeniero Lavrado enseña en Brasil y es de ahí donde trajo la idea, ya que un modelo similar fue presentado recientemente y su originalidad por los materiales empelados y la eficacia del resultado, convirtieron el proyecto universitario en noticia nacional.

Actualmente los jóvenes paraguayos están poniendo a punto las conexiones electrónicas, mientras a la par avanzan en la liviana estructura. El objetivo es romper el modelo, para poner a prueba su capacidad máxima de carga, aunque teniendo en cuenta el cariño que le tomaron los estudiantes, el vuelo de prueba se realizará con el peso recomendado para no sobreexigirla. Se espera que el modelo – iniciado en agosto – esté listo para los últimos días del 2016 y preparado para su vuelo inaugural.

“Hoy estos estudiantes hicieron un avión de madera, mañana pueden hacer un avión tubular de aluminio, un avión real, es el mismo proceso”, destacó el profesional extranjero.

captura

El ingeniero Lavrado es Master Science en ingeniería aeroespacial, trabajó 10 años en el Departamento de Ciencia y Tecnología Aeroespacial, especializado en motores líquidos de cohetes, termoestructura de cohetes y aviones no tripulados. Actualmente enseña ingeniería mecánica en una universidad de Foz de Yguazú y viaja Asunción cada 15 días para impartir la asignatura Estructura Aeronáutica 4 y acompañar la elaboración del proyecto en marcha.

“Queremos aprovechar el conocimiento del ingeniero aeronáutico Carlos Lavrado sobre construcciones aeronáuticas y también de cohetería para realizar investigaciones sobre satélites meteorológicos y para analizar relieves topográfico, deforestaciones, inundaciones”, expresó el profesor Félix Kanasawa, de la facultad Politécnica de la UNA quien logró persuadir al profesional brasileño para enseñar en nuestro país.