A 11 años de una de las peores tragedias aéreas de Brasil

Un día como hoy, 29 de setiembre, pero de 2006, hace 11 años, ocurría en el cielo del estado de Mato Grosso do Sul, Brasil, el accidente del vuelo G3 1907 de GOL, operado con un Boeing 737-800, que impactó en el aire con un un jet ejecutivo Embraer Legacy 600, falleciendo la totalidad del pasaje del avión comercial. 

La aeronave 737-800 de GOL, matriculada como PR-GTD, de tan solo dos semanas de uso y 234 horas de vuelo, despegó desde Manaus, Brasil, hacia Río de Janeiro vía Brasilia. En sentido contrario, el Embraer Legacy 600 en servicio para ExcelAire Service Inc., volaba desde Sao Paulo rumbo a Estados Unidos con una parada en Manaus.

Segundos antes de las 16:48, hora local, el sistema de alerta de proximidad del 737-800 de GOL, sonó, pero el controlador de tráfico aéreo responsable de Brasilia no vio otro avión cercano, por lo que no dio a la tripulación de GOL ninguna instrucción para modificar su altitud. Instantes después, se produjo la mortal colisión, que literalmente “cortó” el ala derecha del Boeing, desestabilizándolo violentamente provocando el colapso de la estructura precipitándose a tierra.

Los 154 ocupantes del Boeing 737 murieron cuando el avión se desintegró en el aire producto de una caída en picada, y se estrelló en una zona boscosa, mientras que el Embraer fue dañado, pero pudo aterrizar seguro con sus siete pasajeros ilesos. Inmediatamente se especuló que este hecho tenía relación con la desaparición de los radares del vuelo G3 1907 de GOL, pero las autoridades mencionaron que no se podía saber con certeza que esto era así.

La tripulación del Embraer dijo que volaban a 37.000 pies cuando sucedió el choque, y que minutos antes de la colisión perdieron contacto con control aéreo y el sistema de anticolisión no informó de ningún tráfico aéreo cercano.

Un granjero local dijo que vio un avión comercial grande volar a baja altitud sobre la montaña de Cachimbo, cerca de Pará. Otros dijeron haber escuchado una explosión.

Al día siguiente, la Fuerza Aérea Brasileña encontró el lugar de impacto del avión. Los equipos de rescate tuvieron mucha dificultad para llegar hasta ahí, por la selva espesa.

Investigación

La principal causa del accidente fue que los pilotos estadounidenses apagaron sin querer el transponder (dispositivo que establece una comunicación entre el equipo a bordo de la aeronave y la estación en tierra, mediante el cual el Controlador de Tráfico Aéreo proporciona guía al avión, detectándolo en una pantalla de radar). El transpondedor también acciona un sistema antichoque. La investigación permitió descubrir que el equipo permaneció inactivo por 58 minutos, tiempo en el que sucedió la tragedia, y que volvió a conectarse tres minutos después. Según la investigación, los pilotos estadounidenses no conocían a fondo el avión que estaban pilotando. El equipo debe funcionar correctamente cuando un avión despega y su desconexión constituye una infracción.

La torre de control aéreo de São José dos Campos autorizó a la tripulación del Legacy a volar a una altitud de 37 mil pies hasta Manaus, pero de manera incompleta, pues le informó solamente la altitud inicial sin especificar que cuando sobrevolaran Brasilia debían bajar a 36.000 pies, y volver a subir más adelante.

Sin la instrucción correcta, y pese a que la hoja de ruta especificaba el cambio de altitud, los pilotos continuaron a 37 mil pies y con el transponder apagado 7 minutos después de pasar sobre Brasilia, lo que provocó la colisión de frente en pleno vuelo con el Boeing.

Por su parte, los controladores de vuelo de Brasilia y Manaus tampoco se dieron cuenta de que el Legacy pasó por sus respectivas áreas de cobertura a una altitud equivocada y con el transpondedor desconectado.

El informe final, investigado por la Fuerza Aérea Brasileña, el Centro de prevención e Investigación de Accidentes Aeronáuticos (CENIPA) y la NTSB de Estados Unidos, fue emitido el 10 de diciembre de 2008, concluyendo que el accidente fue causado por errores cometidos tanto por el control de tráfico aéreo y los pilotos norteamericanos del Legacy, mientras que la NTSB determinó que todos los pilotos actuaron correctamente y se colocaron en un curso de colisión por una variedad de errores “individuales e institucionales” de control del tráfico aéreo.

Repercusión

El siniestro provocó la llamada crisis de la aviación civil brasileña, ya que fue uno de los peores de la historia de la aviación del vecino país, superando al del vuelo 168 de VASP que se estrelló en 1982 y dejó 137 fallecidos cerca de Fortaleza, y luego sería superado por el vuelo 3054 de TAM, el 17 de julio de 2007, con 199 víctimas mortales. También fue el primer accidente de un Boeing 737-800 en el mundo y el más letal que implica a un 737 (de todas las series) hasta ese momento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: