Archivos mensuales: octubre 2017

Shaesta es la mujer más joven en volar sola alrededor del mundo

Por Gustavo Galeano

Superar las adversidades no es una idea nueva para la capitán Shaesta Waiz. Luego de escapar de la guerra afgano-soviética en su país natal, llegó a Richmond, California, Estados Unidos, siendo aún niña. Fue la primera en su familia en asistir a una universidad, la primera mujer piloto civil afgana certificada, y ahora, a los 30 años, es la mujer más joven del mundo en lograr un vuelo completamente sola en una aeronave de un solo motor.

La hazaña tomó tomó 145 días, sobrevolando 22 países en un Beechcraft Bonanza A36. Ayer miércoles 4 de octubre por la noche, Shaesta completó su circunnavegación por la tierra, aterrizando en Daytona Beach, Florida, ciudad donde se formó como piloto en la escuela de aviación Embry-Riddle.

OACI-Shaesta_Montreal_-recorrido

Puntos en la tierra donde posó el Beechcraft de Shaesta Waiz.

Cuenta Shaesta, que nadie en su familia ni en su comunidad tomaron en serio su interés por la aviación. La inspiración para volar llegó a ella los 17, cuando abordó un vuelo desde California a Florida. En ese momento, recuerda haber tenido miedo de muchas cosas, como que los aviones cayeran del cielo y la aplastaran. Pero a medida que creció tomó valor y se inscribió en una escuela de aviación. Sin embargo, no fueron fáciles los inicios. “Sentí mucho rechazo de la gente”, dijo. “No fue como, ‘¡Wow! Sigue adelante, tienes nuestro apoyo. Fue más bien un, ¿Qué estás haciendo? ¿Realmente estás haciendo esto?”.

El mayor desafío de Shaesta en su carrera profesional fue solventar la costosa escolaridad del Embry-Riddle, unos $ 25,000 al año. Su entrenamiento se demoró varias veces gestionando becas y donaciones para financiar su formación.

Tampoco había muchos mentores que le sirvieran de ejemplo. Hoy en día, apenas el 6% de los pilotos del mundo son mujeres. Para equilibrar el desbalance, Shaesta fundó Dreams Soar en 2014, una organización que guía a mujeres en el objetivo de aumentar su incursión en la aviación.

Durante su paso por diferentes naciones como India, Singapur, Australia, Egipto, Sri Lanka, entre otros, hombres y mujeres que sueñan con volar, la recibieron con alegría y emoción portando banderas de sus países. Shaesta difundió en todo momento un mensaje de convicción y lucha incansable por sus objetivos.

“Nunca se sintió realmente como un vuelo solitario”, dijo Shastá en un discurso a su vuelta, refiriéndose a las personas que la apoyaron desde tierra y a lo largo de su viaje.

Como antecedentes, el australiano Lachlan Smart dio vuelta a la tierra a los 18 años el año pasado, y el estadounidense Matt Guthmiller lo hizo a los 19 años en 2014.

La OACI destaca que el desarrollo de la fuerza laboral para aviación depende críticamente de que la educación en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas tenga mayor capacidad y sea accesible globalmente, por lo que la campaña Dreams Soar brindó una oportunidad única para generar conciencia en estos aspectos en todo el mundo, así como promover otros importantes objetivos de desarrollo sustentable de la ONU, como la igualdad de género y asegurar el acceso a educación inclusiva y de calidad a todos los jóvenes del mundo.

Tyga recibirá a pasajeros en el aeropuerto Silvio Pettirossi este viernes

Por Gustavo Galeano

El ave rapaz fue importada en febrero pasado por el veterinario Raúl Palacios Princigalli, propietario de la empresa Raptor, dedicada desde hace años al control de plagas de aves en el aeropuerto Silvio Pettirossi que sirve a la ciudad de Asunción y alrededores. La firma utiliza la cetrería como uno de los métodos más eficaces para resguardar el espacio aéreo local, siguiendo las recomendaciones del Comité Regional CARSAMPAF en base a las normas OACI y DINAC.

Como parte de una campaña de demostración de esta actividad profesional como método de seguridad preventiva en el aeropuerto Silvio Pettirossi, mañana viernes 6 de octubre, desde las 16:00 hs; Tyga dará la bienvenida a los pasajeros que arriben en el salón de llegadas de nuestra principal estación aérea.

Tyga, que podrá alcanzar los 2,3 metros de envergadura con las alas desplegadas al llegar a su edad adulta, seguramente causará impresión, admiración y respeto en quienes la vean.