Archivos mensuales: enero 2018

La NASA ensaya tecnología de alas plegables en vuelo

Casi todas las aeronaves modifican la curvatura de sus alas en vuelo mediante flaps o slats, secciones que se extienden en su parte posterior y delantera y sirven para aterrizajes y despegues a velocidades más manejables.

Algunos jets militares como el F-14 Tomcat, el F-111 Aardvark, el Tupolev TU-160 Blackjack o el B-1 Lancer portaron alas de geometría variable, que le permitían moverlas completamente para que el avión vuele más aflechado. Boeing, por su parte, prepara puntas de alas plegables para el 777 X, un valor agregado para operar en aeropuertos con espacios físicos reducidos o congestionados.

d750b40d7899d1ed2b96e202b860a12b

La tecnología que está probando la NASA usa materiales con memoria de forma, que haría posible que las puntas de las alas suban o bajen según requerimiento con un mecanismo que pesa un 80% menos que los convencionales, que resultaría más eficiente que los accionadores convencionales.

El proyecto, que fue bautizado como Spanwise Adaptive Wing, comenzó con pruebas de vuelo con un dron llamado Ptera dotado de múltiples sensores. Los extremos de sus alas pueden subir o bajar hasta 70º.

El siguiente paso es modificar una de las alas de un F-18 para hacer pruebas con un avión a tamaño real, aunque aún falta para ello.

PTERA-Spanwise Adaptive Wing Flight

Bombardier gana guerra arancelaria a Boeing en su propia casa

La Comisión de Comercio Internacional del país del norte votó 4 a 0 por rechazar las afirmaciones de Boeing, que asegura haber sido víctima de dumping de parte de su contrincante de Quebec, y descartó una recomendación del Departamento de Comercio de aplicar un impuesto del 299% sobre las ventas de aviones CSeries de 110 a 130 asientos durante cinco años.

El mundo esperaba que el ITC respaldara a Boeing, considerando la incidencia nacionalista del gobierno de Donald Trump, pero no fue el caso.

Boeing argumentaba que Bombardier vendió 75 aviones C Series a “precios ridiculamente bajos” a Delta y que el programa recibió subsidios ilegales del gobierno de Canadá.

Luego de conocerse el fallo, Bombardier publicó un mensaje a través de su cuenta de Twitter:

“Al término de este conflicto, aceleraremos nuestra asociación con Airbus. Los planes de integración avanzan y estamos ansiosos por entregar el C Series al mercado estadounidense para que aerolíneas y pasajeros puedan disfrutar los beneficios de este gran avión.”

Boeing también se pronunció al respecto:

“Estamos decepcionados por el fallo de la Comisión Interanacional de Comercio, al no reconocer el daño que sufrió Boeing por los miles de millones de dólares en subsidios ilegales que el Departamento de Comercio de Estados Unidos encontró que Bombardier recibió y utilizó para vender sus aviones a precios menores a los costos de producción en el mercado de pasillo único de Estados Unidos. Estas violaciones han dañado a la industria aeroespacial norteamericana y estamos sintiendo los efectos de esas prácticas injustas día a día en el mercado.

Boeing continuará documentando cualquier daño percibido a la cadena de suministro estadounidense que resulte de subsidios ilegales y prácticas de dumping. No permitiremos que los negocios ilegales de Bombardier sigan afectando a trabajadores estadounidenses. El comercio internacional solo funciona si todos los jugadores se alinean a prácticas leales de competencia.”

Delta CS100

La implicada estadounidense Delta, también mostró su parecer:

“Delta está satisfecha con la decisión de la Comisión Internacional de Comercio que rechaza el intento anticompetitivo de Boeing para evitar que aerolíneas y pasajeros estadounidenses tuvieran acceso al nuevo y moderno avión C Series para 110 pasajeros cuando Boeing no ofrece una alternativa equivalente.”