El avión de las conejitas, el DC-9 de Playboy

“Big Bunny” era el nombre de la aeronave McDonnell Douglas DC-9 que perteneció al multimillonario Hugh Hefner fallecido el pasado año, fundador de la más famosa revista para caballeros -y posterior imperio- Playboy. 

Con un costo de alrededor de 5 millones de dólares de aquella época, el avión con “cola en T” matriculado como N950PB, fue entregado a Playboy Enterprises en 1969, pero se lo introdujo a servicio recién al año siguiente y se lo bautizó como “Big Bunny”, en alusión al tradicional conejo que la firma usaba como logotipo, el cual lucía en el empenaje y sobre un fuselaje enteramente negro, algo atípico y que requirió una autorización especial de la FAA, convirtiéndose rápidamente en un ícono para la compañía de entretenimiento para adultos.

5654b5bf84307655008b527e-1334-1001

5654b0248430765a008b5247-1334-1000

Esta unidad en particular fue la primera en configurarse como avión ejecutivo, con capacidad para 36 afortunados pasajeros y amenities como teléfono satelital, baños con jacuzzi, bar, proyectores y televisores, entre otros. Asimismo, el exclusivo equipamiento incluía un tanque de combustible extra para almacenar 6.700 litros adicionales y extender así su autonomía.

5654b95984307663008b526b-1334-1001

El DC-9 más “aspiracional” del mundo fue usado para los viajes del finado magnate, pero también como parte del programa de responsabilidad social del imperio Playboy, y fue así que al concluir la Guerra de Vietnam, Hefner puso la aeronave al servicio de niños huérfanos para ser transportados con sus padres adoptivos desde San Francisco hasta distintos puntos en los Estados Unidos. El bimotor cumplió además vuelos chárters especiales bajo autorización de Playboy.

5654b7e884307658008b528c-1136-1141

Las esbeltas tripulantes de cabina del exclusivo avión eran llamadas “Jet Bunnies”, cuyo entrenamiento estuvo a cargo de la ex Continental Airlines, hoy integrada a United Airlines.

5654b8f384307658008b5294-1334-1000

A mediados de los años 70’s, la empresa decidió desprenderse del emblemático DC-9 como una manera de racionalizar costos superfluos, comprándolo la desaparecida venezolana Aeropostal, quien lo usó por unos años.

5180397940_b3d234e5ac_b

En 1979, lo adquirió Aeroméxico y lo tuvo en servicio hasta el 2004 como parte de su flota de corto radio.

250ex_-_AeroMexico_DC-9-32,_XA-JEB@MEX,24.07.2003_-_Flickr_-_Aero_Icarus

En 2008, lo que quedaba del avión fue llevado a Querétaro y es exhibido ahí hasta hoy como parte de las atracciones de un parque temático.

xa-jeb-cadereyta2

Fotos: Playboy Enterprises / AP / Business Insider / Getty Images / Bob Garrard

Acerca de Gustavo Galeano (902 Artículos)
Content Manager en Aeronáutica Paraguay / Aficionado a la aviación desde dentro de la panza de mamá / Profesional de Marketing / Trabajo en el rubro automotor-construcción.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: