Amaszonas Uruguay se achica a la mitad y pide ayuda

La compañía comunicó que reducirá su flota en un 50%, es decir, usará solo un CRJ200 de los dos que hoy tiene, y enviará a 36 de sus 74 trabajadores al seguro de paro desde el 1 de marzo.

El diario El Observador de Uruguay informó que la firma apalancó su decisión en los débiles resultados que viene obteniendo producto de la recesión que sufre la Argentina, su principal mercado emisor y receptor, así como la economía brasileña, que se recupera lentamente, y el alto costo del combustible, que en el país oriental es el más alto de la región.

“Amaszonas quiere seguir apostando a Uruguay, pero necesitamos apoyo del gobierno como línea de bandera uruguaya. No solo bajando los combustibles, sino también con algún otro tipo de subvención”, dijo Sergio de Urioste, presidente del grupo boliviano. “Esperamos poder tener respuestas del gobierno. Queremos quedarnos en Uruguay y alcanzar un plan para estabilizar la empresa”, añadió el ejecutivo.

Amaszonas Línea Aérea de Bolivia comenzaría este año el proceso de renovación de flota, reemplazando los Bombardier CRJ200 para 50 pasajeros por Embraer E195 de alrededor de 100 plazas, lo que haría más rentable su costo por asiento, dificultad que se le presenta en rutas en donde la competencia usa aviones tipo 737/A320 del triple de la capacidad, lo cual los deja en desventaja, ya que los CRJ son más pequeños y con costos estructurales más elevados. Este “up grade” beneficiaría también en el mediano plazo a la filial uruguaya, y la ayudaría a reducir su déficit.

Hasta que lo anterior ocurra, por ahora la oferta de Amaszonas Uruguay se reducirá solo a un vuelo diario desde Montevideo a Buenos Aires-Aeroparque y a Santa Cruz de la Sierra vía Asunción, Paraguay. El puente aéreo Montevideo-Buenos Aires hoy lo cubre 19 veces por semana.

Este nuevo revés del holding Amaszonas se suma a la salida de Amaszonas Paraguay del grupo de aerolíneas, ésta última hoy denominada Paranair y complemente independiente a la boliviana y la uruguaya.

El modelo de negocios del grupo Amaszonas (incluida la ex Amaszonas Paraguay, hoy Paranair) de interconectar ciudades secundarias desde diversos hubs, parecía prometedora, pero la complejidad económica de los principales mercados como Argentina y Brasil, el alza en el precio del crudo, el ingreso de nuevos players y el uso de una flota de aviones costosa de operar, le juegan en contra.

Últimamente, Uruguay anda recibiendo malas noticias desde el punto de vista de la conectividad. El año pasado, Air France se retiró de Montevideo al levantar su vuelo desde París vía Buenos Aires. Asimismo, GOL suspendió sus vuelos a la capital uruguaya desde Porto Alegre, manteniendo solo los vuelos desde Sao Paulo, y para este año, ya son dos las compañías que anunciaron la supresión de rutas hacia Carrasco, Avianca desde Bogotá y la low cost SKY desde Santiago de Chile. Todo esto sin contar a la quebrada Pluna, la malograda Alas Uruguay que solo duró 9 meses, BQB que fue vendida a Amaszonas, y el proyecto Azul Uruguay que nunca prosperó.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.