Archivos mensuales: marzo 2019

En marcha el mayor museo aeronáutico del Paraguay

La sociedad sin fines de lucro adquirió, desarmó, transportó y ensambló una aeronave Boeing 707 que utilizó la compañía estatal paraguaya durante parte de su existencia, y que posteriormente sirvió por un breve tiempo como avión presidencial de la República del Paraguay durante el gobierno de Juan Carlos Wasmosy.

La intensión de la Asociación Cielos Azules es la de crear el museo de aviación al aire libre más grande del país, anexando un parque temático recreacional, a los efectos de auto sustentación económica, mantenimiento y la posibilidad de seguir invirtiendo en la adquisición de nuevas aeronaves, atractivos temáticos y culturales de la historia de la aviación paraguaya.

Entre los atractivos con los que contará el museo, inició la construcción de una piscina de tres ambientes de 1.200.000 litros, situada bajo el empenaje (cola) del avión cuatrimotor. Una vez terminada, servirá también para prácticas de Ditching para alumnos del Instituto American Fligth School.

Comenzó paralelamente la construcción de un edificio que contempla habitaciones y hotelería, una de sus alas será destinada exclusivamente a objetos históricos, como uniformes de tripulaciones, documentos, bustos, fotos, entre otros.

La apertura de las nuevas atracciones del complejo será dada a conocer oportunamente.

Horten Aircraft mostrará su prototipo de ala voladora

El prototipo Horten es un “avión ligero sin fuselaje y sin cola, de dos asientos, muy moderno y económico”.

“Debido a su baja resistencia aerodinámica, el ala voladora puede llegar más lejos y más rápido en relación a un avión con fuselaje”, dijo Bernhard Mattlener, director general de la compañía, parte del grupo LIFT Air. “El diseño del fuselaje lo hace fácilmente adaptable para instalar nuevas tecnologías de propulsión que anticipamos que estarán disponibles en el futuro”.

Horten Aircraft planea nuevos desarrollos, como variantes no tripuladas o de varios asientos de su prototipo actual. El avión se construirá en la sede de la compañía en el aeródromo de Kindel, cerca de Eisenach, Alemania.

Los primeros diseños de alas voladoras se hicieron a principios del siglo XX. En 1910, Hugo Junkers recibió una patente por su trabajo en alas voladoras. El nombre de la compañía honra al visionario diseñador de aviones Dr. Ing. Reimar Horten, considerado un pionero en el campo de las alas voladoras y realizó las contribuciones más significativas al desarrollo de los prototipos precursores.