Archivos mensuales: marzo 2019

Un día como hoy de 2001, se desintegraba la estación espacial rusa MIR

Un día como hoy, 23 de marzo, pero de 2001, sobre el cielo del Océano Pacífico se desintegraba la estación espacial Rusa “MIR”.

Luego de perder la carrera espacial por llegar a la Luna, el programa espacial soviético duplicó su presupuesto, basado en el éxito de sus obligaciones para el laboratorio Skylab en conjunto con la NASA.

Estaban convencidos en que podrían montar un laboratorio espacial por sí solos. No se equivocaron, ya que el 19 de febrero de 1986, desde el cosmódromo de Baikonur, despegó una nave Soyus con el primer módulo de la flamante “Estación Espacial MIR” (mundo), el “Core Module”; 20 días después partieron hacia ella los cosmonautas Leonid Kizim y Vladímir Soloviov.

El primer desafío fue recuperar elementos aún funcionales del mini laboratorio orbital soviético “Salyut 7”; esta misión fue la primera misión y vuelo entre dos estaciones espaciales. Progresivamente se fueron sumando los módulos Kvant 1, Kvant 2, Progress M, Spektr, Priroda y Kristall; también poseía una nave Soyus de escape en caso de emergencia. En el momento en que fue terminada pesaba 125 mil Kg, realizaba la órbita en solo 89 minutos, pero por su importancia comenzó a recibir astronautas de otros países soviéticos del programa Intercosmos.

La caída de la URSS no tuvo consecuencias inmediatas, Rusia se hizo cargo y puso en marcha el programa Euromir, pasando por él astronautas de Alemania, Austria, Inglaterra y Francia, obviamente también de la NASA.

Dos incidentes muy graves, un incendio y una colisión en una maniobra de acople pusieron en duda su confiabilidad, con la Estación Internacional en construcción, fue perdiendo interés e inversiones. Finalmente se decidió su destrucción controlada, pese a ofertas privadas por gran parte de su equipamiento.

Luego de 5.519 días en órbita y haber recorrido 3.638.470.307 kilómetros, el 23 de marzo del año 2001 se desintegró en su reingreso controlado a la atmósfera. A partir de allí, Rusia redireccionó todos sus esfuerzos económicos a la Estación Espacial Internacional.

  • Efemérides Históricas

Los 737 MAX 8 siniestrados no contaban con un sensor de seguridad extra

Con toda la flota de Boeing 737 MAX en tierra (371 aviones) y casi 5.000 más encargados por aerolíneas de todo el mundo, Boeing trabaja contrarreloj para tener listas diferentes medidas de seguridad que permitan volver a volar al exitoso modelo, en especial un nuevo software y más formación para sus pilotos. Pero no todos los cambios serán estrictamente novedades: uno de los mecanismos de seguridad que la empresa incorporará al modelo 737 MAX ya está disponible para las aerolíneas, pero actualmente Boeing lo instala sólo de forma optativa, una luz que alerta de que hay discrepancias entre los sensores que miden la inclinación del morro del avión.

Ni el aparato de Lion Air accidentado en octubre sobre el mar de Java ni el que se estrelló este mes en Etiopía disponían de este dispositivo. Boeing lo ofrecía a las aerolíneas, pero, al igual que con el indicador con las lecturas de los sensores, hasta ahora lo cobraba como un extra de seguridad ya que no habían sido declarados obligatorios. De acuerdo con The New York Times, el fabricante aeronáutico incorporará esta luz de alerta como estándar cuando actualice el software y busque de nuevo la autorización para volar en las próximas semanas.

724max8no3

En el momento en que el sistema MCAS detecta que los 737 MAX apuntan demasiado alto o han adoptado un ángulo peligroso, se activa un piloto automático que tira del morro hacia abajo para evitar que pierda sustentación, una característica incorporada a los nuevos del 737 para compensar el cambio en la posición de los motores respecto a los modelos originales de la que no se informó a los pilotos. Los problemas pueden surgir cuando los sensores no miden correctamente la inclinación del aparato.

42994120920_cdf32eb7dd_b

La investigación sigue abierta, pero es lo que se cree le ocurrió al avión de Ethiopian Airlines estrellado este mes. La información recopilada mediante satélites indica que el piloto pudo haber perdido el control del aparato, que subía y bajaba de forma aparentemente descontrolada, a gran velocidad. La medida del dramatismo vivido dentro del aparato lo dan las grabaciones de voz de dentro la cabina que demuestran que el piloto se puso a consultar el manual a todo correr y que el copiloto se puso a rezar y a pedir un milagro.

Algunos pilotos habían denunciado anónimamente haber sufrido este tipo de situaciones. Según expertos consultados por el Times, los dispositivos extra de seguridad podrían haber ayudado a los pilotos a detectar la lectura errónea de la posición del avión y desactivar el MCAS.

Boeing ha informado a la FAA de que prepara la instalación de un nuevo programa de software de control de vuelo. En abril o mayo, realizará nuevos cursos.

Helicóptero SB>1 DEFIANT™; realiza su primer vuelo en Florida

Este revolucionario avión, desarrollado por Sikorsky, una compañía Lockheed Martin y Boeing, ayudará a formar la próxima generación de helicópteros militares como parte del programa Future Lift Vertical del Ejército de los Estados Unidos.

Con sus dos rotores principales coaxiales y un propulsor de empuje montado en la parte trasera, el DEFIANT es diferente a la producción de aviones de rotor disponibles en la actualidad. Representa un gran avance en la tecnología para lograr el deseo del gobierno de los EE.UU. de lograr grandes aumentos en la velocidad y el alcance, al tiempo que mejora la maniobrabilidad y la capacidad de supervivencia de una manera rentable. El uso de la tecnología X2™ por parte de DEFIANT permitirá al Ejército penetrar desde el punto muerto estratégico y explotar las brechas creadas en los complejos sistemas de negación del Área de Anti-Acceso contra adversarios cercanos.

“El diseño y desarrollo del DEFIANT han revelado el avance de la capacidad que es realmente posible para el Future Vertical Lift”, dijo David Koopersmith, vicepresidente y gerente general de Boeing Vertical Lift. “Claramente, el rendimiento, la velocidad y la agilidad del DEFIANT cambiarán el juego en el campo de batalla y esperamos demostrarle al Ejército de los EE.UU. las tremendas capacidades de este avión”.

Defiant-FF-032119-02-med-res

El helicóptero está participando en el programa de demostración conjunta de tecnología multi-rol y medio del Ejército. Los datos del DEFIANT ayudarán al Ejército a desarrollar los requisitos para que los nuevos helicópteros utilitarios entren en servicio a principios de la década de 2030. Este vuelo marca un hito clave para el equipo de Sikorsky-Boeing y es la culminación de una importante actividad de diseño, simulación y pruebas para demostrar aún más la capacidad de la tecnología X2.

“El DEFIANT está diseñado para volar a casi al doble de la velocidad que helicópteros convencionales, al tiempo que conserva el mejor rendimiento, si no el mejor, a baja velocidad y velocidad de los helicópteros tradicionales”, dijo Dan Spoor, vicepresidente de Sikorsky Future Vertical. Levantar. “Este diseño proporciona un rendimiento excepcional en el área del objetivo, donde la actividad del enemigo potencial otorga una gran importancia a la maniobrabilidad, la capacidad de supervivencia y la flexibilidad. Estamos encantados con los resultados del vuelo de hoy y esperamos un programa de prueba de vuelo emocionante”.

La tecnología X2 es escalable a una variedad de misiones militares como ataque y asalto, transporte de largo alcance, infiltración y reabastecimiento. El DEFIANT es el tercer avión X2 ® en menos de 10 años.