Cómo volar en jet privado sin ser dueño

Por Paul Malicki

Ok, lo entendemos. Comprar un jet privado es la mayor demostración de éxito. Su compra podría haber estado en tu lista de deseos durante varios años, hasta que ahora has alcanzado una cierta etapa en el negocio que te permite invertir en un avión. O tal vez está pensando en hacer vuelos semanales a esa casa de verano de los suyos ubicada a millas de distancia.

Muchos dueños argumentan que un avión ejecutivo permitirá generar más negocios gracias a su flexibilidad. Cierto. ¿Pero a qué precio? Bastante alto. Eso sí, hay una variable que justifica la compra de un avión privado. No, no es la cantidad de dinero en tu cuenta bancaria ni la creciente ineficiencia de los viajes comerciales. Se define por cuánto tiempo pasarás en el cielo; cuántas horas al año realmente operarás el avión. Ese número debe estar entre 300 y 400 horas. Si estás bajo esa cantidad, estarás oficialmente perdiendo dinero.

La llegada de los nuevos modelos comerciales a principios de la década de 1980 en los Estados Unidos (y a principios de la década de 2000 en América Latina) ha diversificado significativamente la estructura del sector de la aviación de negocios. La propiedad se convirtió en compartimento. Poco después, muchos clientes ricos decidieron por primera vez comprar un asiento individual en un avión de lujo.

Una de las compañías detrás de la creciente popularidad de la economía compartida en la aviación privada es mi propia startup, Flapper, la principal aplicación móvil para chartear vuelos ejecutivos en Brasil.

Hoy te presentaré las tres mejores formas de experimentar la aviación ejecutiva sin ser dueño de una aeronave:

Vuelos Chárters

Este modelo define de alguna manera de qué se trata la aviación privada; flexibilidad y personalización de primera línea. El pasajero selecciona cualquier tipo de avión, jet o turbohélice, a cualquier destino. Dependiendo de la duración de la estadía, los clientes pueden hacer arreglos para que el avión los espere, reservar un avión nuevo o, si están en una gira de negocios, reservarlo por una semana.

• Pro de Vuelos Chárters: Amplia gama de opciones, mayor seguridad y precios transparentes.

• Contra de Vuelos Chárters: Políticas de cancelación, los costos crecen proporcionalmente con las horas de vuelo.

• Ideal para: Pasajeros que buscan opciones flexibles.

• Actores: Operadores (Vista Jet, Air Hamburg, JetStory), brókeres tradicionales (Chapman, PriveJets), mercados digitales (Victor, Stratajet, Flapper).

Jet Cards

Los operadores y los proveedores de vuelos aéreos por igual ofrecen este tipo de plataforma comercial. Normalmente, es un modelo de preventa para un avión específico (King Air B200) o categoría (turbohélice). Los proveedores pueden usar su propia flota, especialmente si son operadores, el mismo grupo de aeronaves que los brókeres o aviones exclusivos contratados para el servicio.

• Pro de de Jet Cards: Conveniencia y precios fijos garantizados.

• Contra de Jet Cards: Tarifas recurrentes, los proveedores más pequeños pueden carecer de aviones.

• Ideal para: Clientes chárters que buscan mejores ofertas en sus vuelos periódicos.

• Acores: Sentient, XOJet, Flexjet.

Programas para Asiento Compartido y Aerolíneas Boutique 

Si bien el modelo de asiento compartido ha existido durante un tiempo, solo comenzó a retomar vuelo en los últimos 5 años. Y hay al menos tres factores distintivos detrás de su rápido aumento.

• Tecnología: Las plataformas de asiento compartido y la tecnología móvil tardaron un tiempo en madurar, a fin de ampliar este nuevo segmento de viajes premium.

• Tendencias del cliente: Una clara preferencia por “ser” y no “tener” (economía compartida). Impulsado por las redes sociales, la comercialización de este servicio nunca ha sido tan fácil como ahora.

• OEM: Los crecientes estándares de seguridad y la disponibilidad de la aeronave apropiada, como el Pilatus o Embraer 135 especialmente adaptado, permiten operaciones programadas a escala.

Aunque se asemeja a la aviación comercial, compartir asientos conlleva múltiples ventajas del viaje en jet privado: comodidad, servicio de alta calidad y la posibilidad de volar a aeropuertos que no están disponibles para rutas comerciales.

En la práctica, esto significa que los clientes vuelan en aviones privados mientras pagan el precio de los asientos de clase ejecutiva comercial. A partir de hoy, los servicios más populares incluyen:

• Línea aérea regional: Popularizadas por Boutique Air y JetSuite, estas compañías ofrecen servicios de pasajeros programados en turbo hélices populares y aviones regionales.

• Aerolínea boutique exclusiva para miembros: Dichas compañías ofrecen vuelos ilimitados en rutas predefinidas por una tarifa mensual fija. Los actores clave incluyen Surfair y WheelsUp.

• Vuelos colaborativos (“crowdsourced flights”). Actualmente ofrecido por Blade y JetSmarter, el concepto permite a los usuarios unirse y crear vuelos, sin la necesidad de generar operaciones programadas.

Flapper, es la primera aerolínea de pasajeros a pedido de la región, con vuelos regulares entre São Paulo y Río de Janeiro, así como la ciudad costera de Angra dos Reis. En junio de 2019, la aplicación, su aplicación móvil llegó a 130.000 descargas y 20 mil clientes pagados, lo que demuestra la viabilidad de conceptos similares en América Latina.

Para muchos entusiastas de la aviación privada, volar con extraños desafía toda la cultura de la aviación ejecutiva. Y aunque es fácil simpatizar con tales opiniones, es igualmente importante que existan nuevos modelos de negocio y se aplique la tecnología a lo largo y ancho del mundo de la aviación privada. 

Es probable que el futuro esté compuesto por las operaciones basadas en eVTOL, que desempeñarán un papel crucial en todos los vuelos de corta distancia, reduciendo drásticamente los costos y abriendo el mercado a nuevos protagonistas. El compartir asientos sirve no solo como una forma de aumentar el tamaño del mercado existente, sino también como un producto viable mínimo para la futura aplicación de aviones no tripulados de pasajeros en el segmento de aviación ejecutiva.

• Pros de Asientos Compartidos: Precio, servicio estandarizado en rutas fijas, oportunidades de redes incomparables.

• Contras de Asientos Compartidos: Menos privacidad y flexibilidad en los horarios de salida.

•  Ideal para: Viajeros adinerados y vuelos de corta distancia.

La selección del servicio apropiado depende del ingreso disponible y la frecuencia de vuelo. Y aunque no hay una respuesta única, mi sugerencia es optar siempre por proveedores más grandes. Asimismo, otra fuerza impulsora es el auge de las redes sociales y los dispositivos móviles. Nunca antes había sido tan fácil llegar a las masas a través de canales de marketing unificados y acercar este mercado a los usuarios finales. Quienes trabajan en la aviación ejecutiva saben lo difícil que es explicar el servicio y demostrar, de manera interactiva, el impacto positivo en el itinerario de viaje de cada pasajero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.