Archivos mensuales: noviembre 2019

Boeing propone módulo de aterrizaje humano de la NASA

Boeing presentó una propuesta a la NASA para un Sistema Integrado de Lanzamiento Humano (HLS) diseñado para llevar de forma segura a los astronautas a la superficie de la luna y devolverlos a la órbita lunar como parte del programa de exploración espacial Artemis.

La propuesta de la compañía exige entregar el elemento de ascenso y de descenso del módulo de aterrizaje a la órbita lunar en un lanzamiento de cohete para garantizar que esté diseñado para la máxima capacidad y seguridad de la tripulación. Este enfoque reduce la complejidad y el riesgo de enviar múltiples segmentos a la órbita en lanzamientos diversos, lo que permite un aterrizaje en la superficie lunar tripulado con solo cinco eventos de misión crítica en lugar de los 11 o más requeridos por estrategias alternativas. El módulo de aterrizaje integrado de Boeing también puede transportarse desde la órbita lunar a la superficie sin una etapa de transferencia adicional o “remolque espacial”, lo que reduce aún más los lanzamientos y simplifica los pasos para un aterrizaje exitoso.

“Usando la capacidad de elevación del Bloque 1B del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) de la NASA, hemos desarrollado un enfoque de ‘Pasos hacia la Luna’ que minimiza la complejidad de la misión, al tiempo que ofrece el camino más seguro y directo a la superficie lunar”, dijo Jim Chilton, vicepresidente senior de Space and Launch para Boeing Defence, Space & Security.

El diseño de Boeing se basa en la columna vertebral de exploración de la NASA, el cohete SLS actualmente en producción en las instalaciones de la Asamblea Michoud (MAF) de la NASA. El SLS tiene una capacidad de elevación sin igual sobre componentes de vuelo probados. Este enfoque acorta el tiempo de desarrollo y reduce el riesgo, lo que permite a la NASA aterrizar de manera segura en la superficie de la luna para 2024.

El diseño flexible del módulo de aterrizaje allana el camino más rápido a los vuelos lunares al tiempo que proporciona una plataforma robusta que puede realizar la gama completa de misiones de exploración de la NASA. Se puede acoplar con el orbitador lunar Gateway o directamente con el Orion de la NASA para eliminar la necesidad de una nave espacial adicional, ambas a tiempo para cumplir con el mandato 2024.

El diseño incluye innovaciones en sus motores, compuestos y sistemas automatizados de aterrizaje. Las tecnologías clave se basan en la nave espacial Boeing CST-100 Starliner, que se demostrará por completo durante su próxima Prueba de Vuelo Orbital a la Estación Espacial Internacional en diciembre de 2019.

Boeing se asoció con el Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA, el Centro Espacial Johnson y el Centro Espacial Kennedy y colaborará estrechamente con la NASA para integrar, certificar y operar este innovador HLS. La compañía también proporcionará los recursos críticos y el conocimiento de la industria necesarios para garantizar la entrega a tiempo en apoyo de un aterrizaje lunar de 2024. Ya sea que sirva en el espacio de la misión 2024 o 2025 de la NASA, el enfoque de Boeing maximiza el retorno de las inversiones de la agencia en programas anteriores y en curso para permitir el camino más simple y, por lo tanto, de mayor probabilidad de regreso a la superficie lunar.

La Lista Negra de la Unión Europea en la que nadie quiere estar

¿Sabias que la Unión Europea estableció en el año 2005 una lista llamada literalmente “Lista Negra” de aerolíneas prohibida de sobrevolar su espacio aéreo?

La inclusión en esta lista no de basa en caprichos de la UE, sino busca garantizar el más alto nivel de seguridad de la aviación para los ciudadanos europeos, que es una de las principales prioridades de la estrategia de la región adoptada en diciembre de 2015. Esta lista, que se actualiza cada año es elaborada según los reportes históricos de cada aerolínea alrededor del mundo. En ella son incluidas líneas aéreas que no cumplen con el padrón internacional de seguridad, por lo que se les prohíbe volar hacia ese continente o pueden hacerlo con restricciones, conocidas en el mundo de la aviación como el “Anexo B”.

Para que las aerolíneas sean incluidas o excluidas, el Parlamento Europeo debe reunirse con las agencias reguladoras de la UE, las instituciones comunitarias, las autoridades supervisoras reguladoras de las aerolíneas en cuestión y representantes de las propias compañías aéreas, quienes pueden apelar la decisión antes de que sea aprobada.

Recientemente fueron excluidas de la lista negra, aquellas aerolíneas certificadas en Benín, Mozambique Indonesia, debido a su mejoría en cuestiones de seguridad. En tanto, las aerolíneas Med-View (Nigeria), Mustique Airways (San Vicente y las Granadinas), Aviation Company Urga (Ucrania) y Air Zimbabwe (Zimbabwe) pasaron a formar parte de la extensa lista debido a deficiencias de seguridad no corregidas que fueron detectadas por la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA), así como Iran Aseman Airlines (Irán), Iraquí Airways (Iraq), Blue Wings Airlines (Surinam), Avior Airlines (Venezuela), que fueron agregadas el año pasado en base a preocupaciones de seguridad con respecto a sus operaciones.

En cuanto a las aerolíneas cuyas operaciones están restringidas por el Anexo B en donde solo pueden servir con ciertos tipos de aviones están: Afrijet and Nouvelle Air Affaires SN2AG (Gabón), Air Koryo (Corea del Norte), Air Services Comores (Comoros), Irán Air (Irán) y TAAG Angola Airlines (Angola).

Adiós al seguimiento de vuelos por FlightRadar24 y FlightAware

La Administración Federal de Aviación de los Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés), reglamentó la instalación de nuevos transpondedores ADS-B en aeronaves con la posibilidad de restringir la transmisión de datos hacia plataformas como FlightRadar24 y FlightAware, aplicaciones que los “Aero Transtornados” usamos a diario para localizar vuelos.

Con el objetivo de mayor privacidad y seguridad para los propietarios, líneas aéreas y tripulaciones, a partir del 1 de enero de 2020, comenzará a regir la nueva normativa dentro del espacio aéreo estadounidense, principalmente en la aviación general, por lo que los aviones que implementen el nuevo tipo de transmisor ya no emitirán sus datos de vuelo como ocurre hoy. De momento, estarán exentas de la nueva modalidad aparatos con matriculación en otras naciones y, por supuesto, los que no vuelen dentro del país del norte.

Mediante el Programa de Dirección de Privacidad de la OACI (PIA), los usuarios tendrán la opción de ingresar a un portal web y configurar la no visibilidad pública de sus aeronaves hasta por un año; este es uno de los updates que estipula el nuevo Sistema de Gestión de Tráfico Aéreo de Próxima Generación implementado por la FAA.

¡Uy, así que chiste!