Curiosidades Incidentes

Pilotos de un A320 casi pierden la conciencia tras un fuerte olor en el cockpit

Días pasados, hemos publicado un artículo sobre dos pilotos de un avión ejecutivo que casi sucumbieron al efecto de la hipoxia, quedando uno de ellos inconsciente y el otro a unos pocos instantes de correr la misma suerte. Pero no solo la hipoxia es causa de pérdida de conocimiento de una tripulación, también olores extraños pueden afectar seriamente la salud de ellas, como ocurrió hace unos meses en un vuelo British Airways.

Según reportes de Aviation Heralald, el día 19 de octubre, un Airbus A320 con matrícula G-GATL cubriendo el vuelo BA2676 entre las ciudades de Londres y Paphos, en Chipre, se encontraba en pleno proceso de descenso para el aterrizaje; cuando la aeronave se encontraba a unos 6.000 pies (1.800 mts) del suelo, el primer oficial percibió un olor extraño dentro del cockpit. Sin saber el origen del mismo, el copiloto preguntó al comandante sí percibía el olor, a lo cual respondió que no. Pasaron 30 segundos del episodio cuando el primer oficial avisa que sentía hormigueos tanto en sus brazos como piernas, por lo que decidió colocarse la máscara de oxígeno ajustando la pureza del oxígeno en 100%.

El primer oficial repetidamente le decía al comandante que se sentía incapacitado para seguir con las tareas pero no obtuvo respuesta alguna; transcurrieron varios segundos hasta que finalmente el piloto contestó que tampoco se sentía bien, por lo que también se colocó la máscara de oxígeno. Durante ese tiempo, ninguno de los pilotos habían contestado a las órdenes dadas por la controladora de tráfico aérea para seguir con el descenso. A pesar de que ambos estaban utilizando las máscaras de oxígeno, más tarde explicaron a las autoridades de seguridad que tuvieron mucha dificultades para escucharse uno al otro.

La aeronave bajo el mando del comandante logró tocar pista tras 13 minutos de haberse iniciado el problema dentro de la cabina. Tras finalizar el desembarque, los dos pilotos se dirigieron rápidamente a verificar los galleys y sanitarios para comprobar que no había nada. El extraño olor no fue percibido por pasajeros ni otros tripulantes, pero una de las TCP explicó que vio muy pálido al primer oficial, además sintió un fuerte olor a combustible que brotaba en el cockpit. Los pilotos tuvieron que ser atendidos en un hospital local en donde fueron diagnosticados con muy baja saturación de oxígeno en la sangre y con fiebre. A pesar de que les recomendaron permanecer internados, ellos volvieron al hotel y regresaron como pasajeros en el vuelo del día siguiente. El A320 permaneció en inspección un día entero y luego retornó nuevamente a su base con pasajeros cubriendo el vuelo BA2675.

A %d blogueros les gusta esto: