Turismo

Catamarca, La Rioja y San Juan, paisajes de otro mundo con los Andes de fondo

Con la Cordillera de los Andes como marco, estas tres provincias del nordeste argentino ofrecen panorámicas de alto impacto que combinan montañas con territorios áridos, salares, valles fértiles y sitios arqueológicos. 

La provincia de Catamarca ofrece turismo todo el año. Su capital, San Fernando del Valle de Catamarca, se encuentra llena de historia y sitios emblemáticos para visitar como La Basílica Nuestra Señora del Valle y el Museo Arqueológico Calchaquí, entre otros sitios de interés.  El turismo cultural es otro de sus preciados recursos, debido a numerosos hallazgos y sitios de recuperación arqueológica que datan del pasado precolombino. El más destacado se ubica en la localidad de Londres, el Shincal de Quimivil, que fuera la capital más austral del imperio incaico, y hoy es el sitio arqueológico más importante del país.

Catamarca también ofrece opciones de turismo de aventura. Sus kilómetros de puna son ideales para todo tipo de actividades de ecoturismo como sandboard en las dunas, trekking, kayak o aventurarse al montañismo, en cumbres que superan los 6.000 metros sobre el nivel del mar. 

La Ruta del Vino, sus termas, el turismo minero, el camino de los artesanos, la ruta del adobe y una exquisita gastronomía complementan la diversidad de atractivos con los que cuenta esta provincia. 

Otro lugar ideal para tomar la Ruta del Vino es la provincia de San Juan, que posee un circuito con bodegas de renombre, ubicadas en la zona de Tulum, Valle del Pedernal, Valle de Calingasta y hasta en las cercanías de la capital (la cual también lleva el nombre de San Juan). Este paseo es la mejor opción para  adentrarse a conocer lo mejor de su producción vitivinícola, en especial del Syrah, símbolo inconfundible de la economía cuyana.  

En Valle Fértil se encuentra el Parque Provincial Ischigualasto, llamado también el “Valle de la Luna”. El lugar impacta por la singularidad de su paisaje, además por ser uno de los yacimientos paleontológicos más importantes del mundo (del período Triásico), razón por la cual fue declarado Patrimonio Natural Unesco. 

Otro imperdible de la provincia de San Juan es la Pampa del Leoncito, en Barreal, una planicie de 12 kilómetros de largo con la inmensidad de la Cordillera de los Andes, donde gracias a las ráfagas de viento se puede vivir una experiencia de carrovelismo. Para los amantes del windsurf, el dique Cuesta del Viento, es considerado uno de los mejores lugares del mundo para la práctica de este deporte.

La provincia de La Rioja es un lugar privilegiado del planeta tierra pues permite revelar sus secretos más profundos dejando al descubierto sus yacimientos geo-paleontológicos de millones de años, y enormes paredones rojos en el Parque Nacional Talampaya. Dada su importancia para el mundo científico, es sitio del Patrimonio Natural de la Humanidad, por la UNESCO, y por su belleza paisajística, es una de las nuevas Siete Maravillas Naturales de Argentina. 

Sus ricos ecosistemas muestran cómo se desarrolla la vida de los flamencos rosados y otras especies de flora y fauna puneña a más de 4.300 metros sobre el mar en la Reserva Provincial de Laguna Brava. Además los paisajes de la provincia permiten apreciar montañas y volcanes que superan los 6 mil metros y visualizar animales silvestres como guanacos, vicuñas, pumas, y aves migratorias.

0 comments on “Catamarca, La Rioja y San Juan, paisajes de otro mundo con los Andes de fondo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: