Aeropuertos Curiosidades

El aeropuerto abandonado que aún respira silenciosamente

Si bien aún no ha muerto, la antigua terminal aérea de Nueva Orleans «Louis Armstrong International», EE.UU., se encuentra actualmente atrapada en un purgatorio silencioso. En noviembre de 2019, solo unos meses antes de que la pandemia arrasara el mundo, Nueva Orleans inauguró una nueva y reluciente terminal de 1.300 millones de dólares, abandonando así la antigua edificación de 61 años, que hoy día continúa vigente pero sin actividad.

En su último día de operación, el 5 de noviembre de 2019, casi 15.000 personas pasaron por sus instalaciones. A medida que se acercaba el último vuelo, Nueva Orleans despedía al cansado edificio sexagenario con un estilo tradicional funeral de jazz de segunda línea que desfilaba por la terminal. Como es tradición, cuando se sepulta al difunto, o «se suelta el cuerpo», los dolientes también se sueltan.

En el caso de MSY, los dolientes en realidad no estaban de luto, sino que eran pasajeros que se unían a la celebración improvisada mientras otros miraban con desconcierto. Los pasajeros que abordaron la última salida, un vuelo de Southwest Airlines a Tampa, Florida, poco después de las 9 pm, empezaron a interpretar con entusiasmo «When The Saints Go Marching In».

Photo: CNN Travel.

Con la transición a la nueva terminal a solo unas horas de distancia, los equipos de trabajo cargaron lo último en señalización de aerolíneas, terminales de computadora, suministros de concesión y equipo de seguridad de la TSA en una armada de camionetas en movimiento, con destino a su nuevo hogar. A medianoche, una vez cumplida su razón de ser, había bajado el telón de la Terminal Sur de Airline Drive, que de forma repentina e inquietante se convirtió en una ciudad fantasma.

«Un año y medio desde que cerró, visité a un viejo amigo abandonado que había visto por última vez en su último día como una terminal aérea en funcionamiento.» contaba Kevin Dolliole, un nativo de Nueva Orleans y director de aviación del aeropuerto quien tiene una pizca de nostalgia cuando describe cómo es caminar desde su nuevo lugar de exhibición del aeropuerto del siglo XXI hacia las antiguas instalaciones donde aún permanecen las oficinas de administración del aeropuerto.

«Mi primer vuelo salió de aquí cuando tenía siete años», dice. «Y habiendo trabajado durante años, teniendo todos los recuerdos del ajetreo y el bullicio, fue realmente extraño y casi triste verlo en un estado como este», recalcó Dolliole.

«Esperaba encontrar un lugar desierto con boletos viejos, revistas sin vender y migas de beignet esparcidas. Imaginé un espacio oscuro y mohoso con relojes congelados en el tiempo o evidencia de una evacuación de último minuto, muy parecida a la que había visto en otro aeropuerto desierto que había visitado años antes, el Denver Stapleton de Colorado. En cambio, Nueva Orleans, una ciudad que venera su pasado, ha limpiado y conservado temporalmente la antigua puerta de entrada de la ciudad, una suspensión de la ejecución, antes de lo inevitable. Encontré las luces y el aire acondicionado encendidos. Y estaba más limpio de lo que nunca lo había visto. Inmaculado. Incluso en los baños que aún funcionan. No estaba del todo muerto, pero tampoco estaba vivo. Las pantallas de vuelo estaban todas oscuras y apagadas. Los mostradores de facturación estaban desprovistos de señalización, postes, quioscos y personas.»

También comenta Kevin Dolliole que aparte de una capa de polvo, lo que quedó se conservó casi perfectamente. Curiosamente, había anuncios enlatados de megafonía de las aerolíneas que todavía ocasionalmente resonaban en el aire: «Sidewalk is used only for loading and unloading» (la acera se usa solo para cargar y descargar).

El viejo aeropuerto todavía exhibe un pulso débil. Gran parte del edificio sigue recibiendo mantenimiento y encendido porque las oficinas administrativas del aeropuerto, el centro de operaciones de emergencia, las oficinas de aplicación de la ley y los talleres de mantenimiento y carpintería permanecen ahí; y lo harán por algún tiempo. Su mudanza al campus se retrasó debido a la pandemia.

La extensa y espaciosa terminal ha encontrado una segunda vida temporal como ubicación para producciones de cine y televisión, lo que proporciona un flujo de ingresos. Los programas filmados aquí incluyen «NCIS: New Orleans» y el programa de juegos de realidad de aventuras «The Amazing Race». El director del aeropuerto dice entre risas que «trató de convencer al productor de que pusiera pistas en mi oficina, pero no lo consiguieron». En mayo de 2021 también se convirtió en un parque de patinaje temporal, cuando los equipos de patinaje de todos los estados del sur se reunieron para un Skate Jam como parte de Red Bull Terminal Takeover.

A skater performs a kickflip as part of the Red Bull Terminal Takeover held in May 2021.
Jonathan Mehring/Red Bull Content Pool

«En Nueva Orleans tenemos mucho valor para los edificios históricos y ciertamente tiene mucha historia. Así que todos estamos a favor de mantener eso como parte de los planes de desarrollo futuros». El relativamente nuevo Concourse D, que se inauguró en 1996, se reutilizará para vuelos chárter y posibles usos para operaciones privadas. Las estructuras de estacionamiento y las instalaciones de alquiler de automóviles también permanecerán en su lugar de forma permanente.

*Con información de CNN Travel.

0 comments on “El aeropuerto abandonado que aún respira silenciosamente

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: