Archivos por Etiqueta: Concorde

A 43 años de la puesta en servicio del Concorde

El avión supersónico Aérospatiale-BAC Concorde era utilizado para el transporte de pasajeros. Fue construido a partir de los trabajos conjuntos de los fabricantes British Aircraft Corporation (británico) y Aérospatiale (francés). En 1969 realizó su primer vuelo, entró en servicio en 1976 y voló durante 27 años, hasta su salida de mercado en 2003. Podía llegar a los destinos en la mitad del tiempo de lo que tardaba un avión comercial convencional debido a su velocidad supersónica.

41751

El avión es considerado un icono de la aviación y una maravilla de la ingeniería. Se construyeron un total de 20 aviones en Francia y Reino Unido, seis de ellos eran prototipos y aviones de prueba. Siete fueron entregados a Air France y otros siete a British Airways. Su nombre «Concorde», proviene de la unión y colaboración de Francia y el Reino Unido en el desarrollo y fabricación del aparato, que significó una enorme inversión económica para las empresas BAC y Aérospatiale. Además, los gobiernos de Francia y Reino Unido habían dado generosas subvenciones a British Airways y Air France para el desarrollo y adquisición del aparato.

El grave accidente de uno de los Concorde el 25 de julio de 2000 luego de despegar del aeropuerto Charles de Gaulle de París rumbo a Nueva York JFK, el único en 27 años de servicio, y otros factores como la escasa rentabilidad y restricciones de ruidos en determinadas regiones del mundo, precipitaron su retiro definitivo.

Su último vuelo fue el 26 de noviembre de 2003. Fue el primer avión a reacción supersónico en ser usado de manera comercial puesto en servicio el 21 de enero de 1976, anticipándose al también supersónico Tupolev Tu-144, la versión soviética del Concorde, que entró en servicio de pasajeros el 1 de noviembre de 1977.

Concorde B, el supersónico de pasajeros que nunca se llegó a fabricar

A pesar de que a menudo se relaciona el accidente del vuelo Vuelo 4590 de Air France con su retirada del servicio en realidad el problema era de índole económico, ya que era un avión muy caro de operar, en especial por su elevado consumo de combustible. Y a esto se unía el hecho de que tenía muy pocas plazas, lo que obligaba a venderlas a un precio que estaba muy por encima de las posibilidades de la mayoría de las personas.

Pero según cuentan un grupo de ex ingenieros que trabajaron en el Concorde las cosas podrían haber sido muy distintas si se llega a haber fabricado el Concorde «B».

El Concorde «B» era una versión mejorada del Concorde con mayor capacidad de combustible, alas lieramente rediseñadas y algo más grandes –de ahí venía en parte la mayor capacidad de combustible– con slats que mejoraban las prestaciones del avión en todo el rango de velocidades, y unos motores con un 25% más de empuje que no necesitaban utilizar el posquemador y mucho más silenciosos que los Olympus 610 que montaba el Concorde.

Concorde B Panza

Estas mejoras habrían dado al Concorde «B» una autonomía que le habría permitido volar desde Londres o París y otras capitales europeas a la costa oeste de los Estados Unidos sin escalas; de Estados Unidos a Japón con una escala; y de Europa a Australia con dos escalas.

Sin embargo para cuando estas modificaciones estaban ya pensadas el Concorde número 16 de producción ha había salido de la línea de montaje y no hubo la voluntad política de apoyar esta variante, así que nunca podremos saber si realmente ese era el avión que las aerolíneas demandaban.

En la actualidad –en realidad desde hace años ya– la tendencia es a usar aviones más lentos pero mucho más económicos de operar.

Las imágenes son del modelo del Concorde B para X-Plane que hay en my-planes.com

* con información de microsiervos.com

16 lugares del mundo donde ver un Concorde exhibido

Los dos aparatos restantes hasta llegar a los 20 tuvieron diferente suerte: uno es el que despegando de París acabó estrellándose cerca del aeropuerto Charles de Gaulle en 2000 y otro, de British, fue aprovechado como fuente de piezas para la flota en vuelo y después desguazado y subastado en piezas.

 

A 15 años del fin de la era supersónica en la aviación comercial

El último vuelo lo hizo el Concorde con matrícula G-BOAF, que fue el último construido. La aeronave partió desde Londres Heathrow hacia Filton, ciudad que vio nace el proyecto franco-británico, y está ahora exhibido en el Museo Aerospace Bristol.

El G-BOAF acumuló 18.257 horas de vuelo con 5.639 ciclos supersónicos.

wpce2cebba_01_1a

De esta manera, tras 27 años de servicios, ningún Concorde, ni los de British Airways ni los de Air France volverían a volar.

DSC_0710

¡Persiguiendo un eclipse de sol a bordo de un Concorde!

Pero un grupo de científicos británicos y franceses pudieron disfrutar aquel día de la totalidad del eclipse durante algo más de 74 minutos.

Para ello convencieron a las autoridades francesas para que les dejara utilizar el prototipo número 1 del Concorde, convenientemente modificado con cuatro ojos de buey instalados en su techo sólo para ese vuelo de tal forma que los instrumentos pudieran apuntar al sol a través de ellos.

Interior del Concorde
Uno de los instrumentos montados en el interior del Concorde para este vuelo

En plan era «sencillo»: despegar del aeropuerto de Las Palmas de Gran Canaria cuando la sombra del eclipse aún estaba atravesando Sudamérica e interceptarla sobre Mauritania, país que había accedido a cerrar su espacio aéreo para la misión.

A la caza del eclipse
A la caza del eclipse

Volando a Mach 2,05, con el mítico André Turcat a los mandos, el avión interceptó la trayectoria de la sombra del eclipse con una precisión de un segundo, lo que en una época en la que los sistemas de posicionamiento vía satélite apenas eran un sueño, no está nada mal.

Así, pudieron mantenerse dentro de la sombra del eclipse durante algo más de 74 minutos, y aunque la velocidad del Concorde les habría permitido seguir dentro de ella un rato más el hecho de que no había pistas de aterrizaje que le sirvieran más al este del Chad les obligó a dejarla ir.

Las observaciones realizadas a bordo incluyeron el estudio del entorno del sol para ver si quedaban restos del paso de cometas, el efecto de la repentina oscuridad en las moléculas de oxígeno en la atmósfera y la medición de los pulsos en la intensidad de la luz que nos llegaba del sol dieron para tres artículos en Nature y un montón de datos que estudiar. La altura a la que volaban, unos 17 kilómetros, contribuyó enormemente a la calidad de los datos obtenidos, ya que estaban por encima de las nubes y de buena parte de la atmósfera.

Postal y sello conmemorativos del vuelo
Postal y sello conmemorativos del vuelo

*Con información de Microsiervos

Un Concorde podría volver a volar

Por Gustavo Galeano

La organización, que tiene en su cuenta la friolera suma de 120 millones de euros, producto de actividades y donaciones para la causa, declaró que la intención es adquirir un Concorde, ponerlo en condiciones operativas y usarlo para vuelos chárters y espectáculos aéreos, como por ejemplo el París Air Show.

Paul James, presidente y vocero del Club Concorde, mantuvo conversaciones con las aerolíneas principales que tuvieron al Concorde en sus flotas, Air France y British Airways, que a su vez son todavía propietarias de esos aviones exhibidos en museos de Francia, Gran Bretaña, Alemania y Estados Unidos.

La línea aérea británica no está interesada en vender ninguno de sus equipos, pero Air France aún no se ha pronunciado al respecto, por lo que ello genera gran expectativa a nivel mundial por el potencial retorno del legendario avión, aunque si esto ocurre será solo ocasionalmente.

No hay mayores detalles por el momento, y estaremos atentos a novedades.

1434589143796

La ambición de crear un avión supersónico civil de pasajeros nació en 1956, y 10 años después, el Concorde vio la luz por primera vez con su Roll out ante la industria y medios de la época como un desarrollo conjunto anglo-francés. El primer vuelo del Concorde ocurrió el 2 de marzo de 1969 desde el aeropuerto de Toulouse en Francia.

El Concorde fue un suceso por décadas, hasta que sus altos costos de operación y mantenimiento, y las nuevas tendencias de la industria y nuevas regulaciones ambientales, lo convirtieron en una alternativa desfasada y de baja rentabilidad para las compañías.

Pero lo peor estaba por venir, pues el 25 de julio de 2000, un Concorde de Air France con matrícula F-BTSC que despegaba del aeropuerto internacional de Charles de Gaulle con destino a Nueva York (JFK) impactó contra el terreno poco tiempo después de haber despegado, en el único accidente fatal del avión en sus casi 30 años de servicio, falleciendo la totalidad del pasaje y personas en tierra.

d8601f570dd7e336b0eb7d9a20bc2822

Una de las principales causas del accidente fue el rompimiento de uno de los tanques de combustible ocasionado por una pieza tirada en la pista del aeropuerto perteneciente a un McDonnell Douglas DC-10-30 de Continental (hoy United), que había partido segundos antes.

Meses después del siniestro, Air France y British Airways reactivaron los servicios con sus Concorde’s por un tiempo más, pero ya el escaso éxito comercial terminó por sentenciar el exclusivo servicio.

Subasta de piezas y recuerdos del Concorde

Indicador de Mach del Concorde, uno de los lotes a subastarse.

Indicador de Mach del Concorde, uno de los lotes a subastarse.

Ahora se ha convocado una segunda subasta que se desarrollará entre el 3 y el 5 de noviembre en el Hotel des Ventes Saint-Aubin de Toulouse.

Una de las piezas más exclusivas de la subasta: una maqueta de madera del Concorde con los colores que se aplicaron al F-WTSB en 1979, firmada por André Turcat, piloto al mando del primer vuelo del Concorde.

Los más de 1.000 lotes a subastarse incluyen numerosos instrumentos, piezas estructurales,asientos, y recuerdos como menús, platos, pines…

En esta subasta además se incluirán lotes sobre Airbus como asientos del primer A300, maquetas, fotos y piezas de A380.

Los lotes más baratos se estima que se venderán por unos 15 euros, mientras que por un indicador de Mach se espera se alcancen los 10.000 euros.

Auriculares usados por los pilotos del Concorde.

Todos los lotes serán expuestos en el hotel donde se llevará a cabo la subasta en las semanas previas y las pujas podrán presentarse, además de presencialmente, por teléfono e internet.

« Entradas Anteriores