Archivos por Etiqueta: FAA

“Te falta un poco MAX”, EASA reprobó las pruebas de seguridad del 737 MAX

Hoy en día, en la industria aeronáutica, no hay historia más atrapante que la del 737 MAX, los cuales están en tierra desde marzo pasado a raíz de dos lamentables accidentes donde perecieron centenares de personas. La reputación de esta aeronave está por el suelo, tanto es así que, en muchos casos, hablar del 737 MAX es hablar de un accidente aéreo.

51536630-4521-11e9-b5dc-9921d5eb8a6d_image_hires_151559

Las últimas informaciones que surgieron sobre esta saga, dicen que, en el mes de agosto, Boeing estuvo reunida con representantes de las principales autoridades aeronáuticas mundiales, como son la FAA, la EASA, entre otras. La misión de esta serie de reuniones era la de poner al tanto a estos entes las modificaciones y los planes de mejoras realizados a aeronaves 737 MAX con la intención de que éstas vuelvan pronto a los cielos.

norwegian-com-737-max-8-sswl-ei-fya-02grd-bfi-jgwlrw

La Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) al parecer no quedó muy conforme con lo expuesto por Boeing en la reunión. Según trascendió, el ente europeo sostuvo que realizará sus propias pruebas a la aeronave antes de validarla y regresarle su certificado de aeronavegabilidad y de ninguna manera aceptará pruebas de algún otro ente o de terceros. Esto es sumamente curioso y hasta nuevo, ya que, en la práctica, los entes reguladores suelen aceptar las pruebas y estándares de terceras empresas que realizan dichos tests.

Boeing_737_MAX_grounded_aircraft_near_Boeing_Field,_April_2019

Ante esta dura decisión por parte de los europeos, un portavoz de la FAA declaró que cada gobierno será el responsable de emitir una decisión sobre volver a poner a volar a los MAX o no, siempre y cuando se realicen los estudios y una evaluación exhaustiva de seguridad a las aeronaves. Boeing espera que la FAA autorice a los MAX a volar por los cielos de América el mes que viene o en efecto para noviembre.

images1.persgroep.net

Pero del otro lado del charco, las cosas no se ven bien, esta decisión por parte de la EASA es otro duro golpe para Boeing. Patrick Ky, Director Ejecutivo de EASA reveló una lista de cuatro condiciones, entregadas a las autoridades estadounidenses, las cuales incluyen:

  • La no delegación de las modificaciones, los cambios de diseño o mejoras serán aprobadas solo por la EASA, ningún otro ente.
  • Una revisión más exhaustiva, la agencia europea quiere encarar una revisión del diseño de forma autónoma, y por ende, esta revisión será más amplia e intensa.
  • Una mejor capacitación de las tripulaciones; EASA exige que las tripulaciones de las aerolíneas sean debidamente capacitadas e instruidas.
  • Por último, el ente europeo exige un esclarecimiento de los dos accidentes en los que el MAX está implicado y que la investigación arroje datos fehacientes y claros.
boeing-737-max-grounded

Además, la EASA también exige que Boeing demuestre la estabilidad del MAX durante maniobras inusuales y extremas. Estas pruebas deberán ser positivas con el MCAS activado y desactivado. Esto también incluirá al menos una semana completa de práctica en simuladores por parte de los representantes del ente del viejo mundo. Este trabajo sin dudas, dejará un nuevo precedente en la aviación, la EASA destinará personal y trabajo exclusivo para certificar fehacientemente que el ya muy golpeado Boeing 737 MAX tenga su revancha y con él la vuelta a los cielos del mundo.

MAX7tug-1-700x466

Las cartas están echadas, la FAA va encaminando su decisión y la EASA ya dejó su postura firme, dos continentes han dado su veredicto, la pregunta que me hago es: ¿Qué decisión tomará China con respecto a la situación de los 737? Un gigante aún no se ha manifestado. Estoy seguro que esta historia tendrá algún que otro capítulo “MAX”.

¿Un paso hacia el futuro? La FAA consideraría autorizar vuelos supersónicos

Una materia pendiente de la aviación es la vuelta a la era supersónica, una era que nos tomó de sorpresa, una era que cuando terminó, una sola frase retumbaba en los oídos de esa generación. “No estábamos listos aún”. La FAA, máximo organismo regulador del trasporte aéreo en los Estados Unidos, confirmó que ha aceptado a trámite, la proposición para la autorización de vuelos de prueba para un futuro avión supersónico, el cual, sería capaz de superar Mach 1 durante los vuelos.

Esta aceptación de ninguna manera confirma que se efectuarían vuelos supersónicos dentro del territorio de los Estados Unidos, ya que esto está prohibido desde principios de la década de los 70 mediante una ley. Pero la misma, tiene excepciones, como Nueva York y Washington, donde el Concorde operaba en los tiempos en los que estaba activo.

Una empresa norteamericana, la cual se desconoce el nombre, es la que pretende encarar este proyecto del nuevo avión civil supersónico. Todo esto, si la FAA acepta la proposición. En caso que el ente estadounidense la valide, recién allí comenzaría el ensamblaje de la aeronave para el vuelo de prueba. Este proceso puede tardar años, al igual que el proceso de aceptación. Ya que, el mismo fue presentado a la FAA a mediados del año pasado, y se sabe que el ente respondió recién en junio de este año.

En estos momentos, se encuentra abierto un proceso de recepción de alegatos que estén en contra del proyecto, dicho periodo se cierra el 27 de agosto, y luego se procederá a realizar estudios de dichos alegatos hasta octubre de este año. Luego de terminado este proceso y no habiendo objeciones, se procede a la apertura de otro proceso de estudio, esta vez, se tendrán en cuenta todos los aspectos que conllevan el proyecto, ya sea la parte técnica, ambiental y claro está, la legislativa.

El proceso es largo y complejo, abarca un sinfín de tareas y procedimientos. Pero es posible, que al final de este largo túnel se vea la luz, y con ella podamos volver a ver una aeronave de pasajeros supersónica conquistando los cielos del mundo, otra vez.

Prohiben abordar aviones con algunos modelos de Macbook Pro

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés), prohibió abordar aviones comerciales con ciertos modelos de laptops Macbook Pro de Apple por potenciales riesgos con sus baterías de litio.

Si tenés una Macbook Pro de 15 pulgadas y la has comprado entre setiembre de 2015 y febrero de 2017, tu computadora podría verse afectada por un probable sobrecalentamiento, y en casos extremos, un incendio, que te imposibilitaría volar en aerolíneas estadounidenses.

Todo comenzó el pasado 20 de junio, cuando la empresa tecnológica Apple, comunicó que estaría ejecutando una “recolección voluntaria a un número limitado de Macbook Pro de 15 pulgadas de generaciones anteriores que podrían presentar un problema en la batería del equipo, que la hace propensa a sufrir sobrecalentamiento repentino y podría significar un riesgo de seguridad para el usuario”.

La compañía de la manzana dijo que el recall en ciertas Macbook Pro puede ser identificado por el número de serie del aparato. A pesar de que Apple no informó el número total de unidades afectadas, la FAA alertó a todas las líneas aéreas matriculadas en los Estados Unidos, para “no permitir” a pasajeros que porten estas computadoras a que viajen los vuelos comerciales, sin importar si van como equipaje documentado o dentro de cabina.

Y la lista continúa; el Rudder, otro grave problema en los MAX

Todos los problemas que viene sufriendo el MAX de Boeing, probablemente no tengan precedentes dentro de la empresa; cierto, es un modelo ultra moderno en un fuselaje que se viene modificando desde hace décadas. De hecho, está es la cuarta generación del exitoso 737, una aeronave que marcó la historia de la aviación comercial a nivel mundial; a simple vista son fuselajes semejantes, pero por dentro existen millones de componentes que lo diferencian de sus antecesores, irónicamente ellos son los principales dolores se cabeza para el fabricante.

B737MAX 1

Todos estas nuevas partes deben de ser certificadas por una entidad reguladora, que en el caso de los Estados Unidos es la FAA, o Agencia Federal de Aviación; en ella recae la responsabilidad de realizar incalculables pruebas para que cada uno de esos componentes funcionen de manera correcta en diferentes tipos de circunstancias. Pero curiosamente, en el caso del MAX, muchas de esas pruebas eran hechas por lo propios ingenieros de Boeing, entre ellas, las pruebas de fatiga de la aeronave.

Ahora, otra agencia reguladora, la EASA (Agencia Europea de Seguridad Aérea), ha descubierto otro grave problema que puede poner en peligro la integridad del fuselaje, inconveniente que al parecer conocía la FAA pero hizo caso omiso. Esta nueva situación guarda relación con los nuevos motores LEAP-1B que propulsan a los MAX; a diferencia de los motores que impulsan a los NG (Next Generation), cuyas aspas estaban fabricadas de titanio muy resistentes; en el nuevo motor están hechas de fibra de carbono inyectada en resina, lo cual las hace mucho más resistentes y tienen menos tendencia a fallas por estrés del material, pero esto no las hace indestructibles, ya que en caso de una eventual explosión dentro del motor, muchas piezas pueden salir disparadas a gran velocidad en todas las direcciones, incluido hacia el fuselaje del avión.

LEAP_1A_Cross_section___4x6.59006751afed5

Estas piezas posen un potencial tan destructible que son capaces de atravesar el fuselaje del aparato dañando componentes muy importantes dentro de la aeronave, uno de ellos es el Rudder que se encuentra ubicado en el estabilizador horizontal de la aeronave. Este es controlado a través de los pedales dentro del cockpit que se transmiten mediante cables que envían señales electrónicas (Fly -by-Wire). Pero estos cables están recubiertos de una protección de acero que los envuelve para prevenir cualquier tipo de daños. Justamente esta protección es la que cuestiona la agencia europea EASA que considera que no es lo suficientemente resistente como para proteger los cables en caso de explosión de un motor, que pudiera ocasionar un corte en ellos y dejar a los pilotos sin control del rudder.

1707f_hiw_16x9
Ph: AOPA

Ya se han planteado varias soluciones para evitar este problema, como doblar el sistema por seguridad o proteger aún más los cables ya existentes con un recubrimiento más resistente. Suena simple, pero recordemos que ya existen centenares de aviones entregados a sus respectivos operadores, a los cuales también se les deberán sustituir esos materiales por los requeridos ahora.

FAA aprueba diseño de asientos del medio más grandes en aviones

Los aviones comerciales, al menos en clase económica de la mayoría de las aerolíneas, son notoriamente incómodos, pero nadie sufre tanto como el pasajero atrapado en el asiento del medio. Sin espacio para inclinarse hacia la ventanilla o el pasillo, el pasajero del asiento central se ve obligado a tirar de sus brazos y esperar que nadie se adueñe de su ya muy limitado espacio.

Un diseño de asiento de avión recién aprobado solucionaría el problema, ofreciendo más espacio sin reducir el número de asientos que se pueden instalar dentro de un avión estándar.

En términos generales, los asientos de un avión comercial promedio miden 18 pulgadas en clase económica, pero esa no es la historia completa. Los viajeros ubicados en los asientos de pasillo y ventana pueden inclinarse hacia afuera, un lujo que no está disponible cuando estás en el asiento del medio. Los individuos de hombros anchos a menudo se ven forzados a estirar los hombros para encajar en el asiento central.

La FAA ha aprobado un diseño de asiento de avión que aborda ese problema ‘subiendo’ el asiento del medio y compensándolo ligeramente hacia arriba de los asientos de los extremos. Al hacer esto, el asiento del medio se expande de 18 pulgadas a 21 pulgadas, dando al viajero del asiento del medio más espacio para caderas anchas u hombros anchos.

Este cambio de diseño no reduce el espacio para los pies de ninguno de los viajeros ni la cantidad de asientos que puede acomodar una aeronave. Además, el asiento tiene un diseño de apoyabrazos escalonado que permite al viajero del asiento medio colocar los codos en la parte trasera y a los otros dos los codos en la parte delantera de los reposabrazos.

La propuesta pasó años en desarrollo y pruebas como el “Asiento del espacio” S1 de Molon Labe Seating antes de obtener la certificación de la FAA. Según Fast Company, una aerolínea estadounidense, cuyo nombre no se ha proporcionado, planea instalar este diseño revolucionario de asientos en 50 aviones para fines del próximo año.

Sabemos que están cansados de leer MAX; bueno, aquí va otra…

Si empezamos a enumerar todos los problemas que tiene y vienen apareciendo día a día, lo más probable es que tengamos que editar un libro exclusivo para ellos. Además de todos estos inconvenientes que viene acarreando el gigante norteamericano, entre más cancelación de pedidos y la prolongación de su recertificación, cada día las diferentes agencias aeronáuticas encuentran un nuevo problema que puede poner en peligro la seguridad tanto de los pasajeros como de las tripulaciones.

boeing_0_0_0

Esta vez, la EASA (Agencia Europea de Seguridad Aérea) encontró hasta cinco problemas relacionados a la seguridad operacional del 737 MAX. Las potenciales fallas ya fueron enviadas a su par, la FAA de los Estados Unidos, como también al constructor Boeing. Entre algunos de las posibles inconsistencias detectadas el ente europea se encuentran algunos errores en el sistema del piloto automático. Según mencionan los técnicos que lo analizaron, podrían presentarse problemas en ser apagado, permaneciendo encendido y en caso de extrema emergencia los pilotos no podrían retomar el control de la aeronave.

737-MCP-Morten-Hansen

Este mismo problema sería una de las detectadas por Bloomberg, aunque no se encuentre especificado. También sería la misma situación que enfrentaron tanto los pilotos del vuelo de Lion Air como los de Ethiopian Airlines; en esas cabinas, los pilotos detectaron un proceder incorrecto del piloto automático debido a los fallos en los datos proveídos por la OAO y la MCAS, por lo que trataron intervenir, pero tuvieron problemas hasta el último momento para lograr el control de sus aviones.

La FAA aun no se pronunció al respecto limitándose solo a decir que están trabajando con la Boeing y otras agencias civiles con respecto al MAX para que pueda volver lo más rápido posible a volar.

Fuerza Aérea Argentina negocia 10 cazas supersónicos FA-50 con Corea del Sur

En una estrategia dirigida a restaurar la situación de deterioro de las Fuerzas Armadas Argentinas en un contexto de crisis económica, el Gobierno del vecino país ha avanzado en las últimas semanas en negociaciones secretas para comprar 10 aviones FA-50 Golden Eagle de Corea del Sur por valor U$$ 200 millones, a pagar en un plan de 10 años.

G20-Presidentes-9

El KAI FA-50 Golden Eagle es un caza ligero avanzado fabricado y desarrollado desde finales de los años 90 por Korean Aerospace Industries en colaboración con Lockheed Martin,​ siendo uno de los primeros aviones supersónicos desarrollados en el país asiático. Es una modernización procedente de un entrenador avanzado, el T-50

Los aviones sur-coreanos reemplazarán a los Lockheed Martin A-4AR Fightinghawk que tiene la Fuerza Aérea aún en servicio y el financiamiento de esa operación será a 10 años con una prórroga por otros dos años. Para hacer frente a los U$$ 200 millones que costará la operación, se destinará una partida extra-presupuestaria especial.

2014.10.8_공군_FA-50_Republic_of_Korea_Air_Force_(15361855617)

“La intención del gobierno es adquirir dos aviones FA-50 este año y otros ocho el año que viene, con lo que se le dará superioridad aérea a nuestra defensa”, explicó un encumbrado funcionario del Gobierno.

Esto forma parte también de la estrategia del Gobierno de Mauricio Macri, de relanzar la fábrica nacional de aviación FAdeA, que acaba de cerrar una venta de dos aviones Pampa III a Guatemala y se encuentra negociando la venta de otras seis aeronaves a Paraguay por un costo global por las dos operaciones de U$$ 130 millones.

« Entradas Anteriores