Archivos por Etiqueta: Lockheed Martin

Lockheed Martin vuelve a la aviación civil, ¡y a velocidad supersónica!

El Quiet Supersonic Technology Airliner, un elegante avión de doble motor que transportará hasta 40 pasajeros a velocidades Mach 1.8, fue revelado el miércoles en una conferencia del Instituto Americano de Aeronáutica y Astronáutica en Dallas.

http___cdn.cnn.com_cnnnext_dam_assets_190620121958-qsta-graphic-1

Se trata de un jet supersónico, que aprovecha los resultados del trabajo en conjunto con la NASA. El X-59 poseerá dos motores turbofán, sin poscombustión de unas 40mil libras de empuje cada uno, al que gracias a su afilada nariz, le distinguirá el hecho de ser mucho más silencioso que los antiguos jets supersónicos al disminuir sensiblemente el efecto de boom sónico

Esto conllevaría además un replanteamiento de las leyes restrictivas de vuelo sobre zonas habitadas para este tipo de avión. Con este diseño, prometen, el boom sónico debería percibirse en tierra similar a algo como el sonido del golpe de la puerta de un coche al cerrar.

Además, tampoco se requerirá un sistema hidráulico para inclinar la nariz para visualizar lo que haya delante del avión, este se valdrá de sistemas visuales apoyados en tecnología para lograr sortear dicho obstáculo y maniobrar la aeronave en fases de despegue, aterrizaje y tierra, todo esto entre otra gran cantidad de interesantes soluciones de diseño.

http___cdn.cnn.com_cnnnext_dam_assets_190307040900-0307-nasa-supersonic-wave-04
El trabajo de la NASA para desarrollar el avión X-59 Quiet SST junto a Lockheed Martin recientemente dio como resultado estas sorprendentes imágenes que revelan la forma de las ondas sónicas de choque.

El habitáculo de pasajeros será de una configuración de pasillo único de una sola fila de asientos, de modo que todos puedan tener un asiento en ventanilla y a la vez pasillo, y así acomodaría 40 personas.

“Hicimos una investigación de mercado considerable y descubrimos que este era el punto ideal para el tamaño de este tipo de avión, básicamente maximizando la cantidad de mercados a los que puede dirigirse”, dijo Michael Buonanno, ingeniero aeroespacial de Lockheed Martin.

Con esto, Lockheed Martin, marca un regreso al mundo de la aeronáutica civil nada más y nada menos que con un concepto de jet supersónico. El desarrollo sorprende, ya que la última incursión del fabricante en lo civil fue el L1011 TriStar de los años 70, el cual no obtuvo el éxito esperado pese a lo revolucionario del proyecto, desde entonces, resolvieron volcar sus esfuerzos exclusivamente a la aviación militar, campo que dominan con puño de hierro ciertamente.

Con este concepto, Lockheed pasa a sumarse a otros proyectos (ver slide de arriba) que planean devolver al mundo la posibilidad de volar a velocidades supersónicas, cosa que sólo fue posible en décadas pasadas mediante el legendario Concorde francobritánico y el pionero Tu-144 ruso, pero esta vez, con la nueva tecnología disponible, intentar franquear las limitaciones naturales de todo vuelo supersónico, como el boom sónico y los altos costos asociados a movilizar una máquina voladora de gran tamaño a velocidades por encima del mach 1, emisiones, huella de ruído y leyes físicas en general.

Lockheed Martin y Airbus firman acuerdo sobre reabastecimiento aéreo

Ambas compañías tienen la intención de ofrecer servicios de repostaje aéreo para abordar posibles deficiencias de capacidad identificadas y para satisfacer las necesidades de la nueva generación de aviones cisterna capaces de operar en los difíciles entornos del futuro espacio de batalla.

“Para nuestros clientes es esencial disponer de un repostaje aéreo fiable y modernizado para poder mantener su alcance mundial y su ventaja estratégica”, ha afirmado Marillyn Hewson, presidenta y CEO de Lockheed Martin. “Al combinar la innovación y la experiencia de Airbus y Lockheed Martin, estaremos bien posicionados para proporcionar a la Fuerza Aérea de Estados Unidos y a sus aliados en todo el mundo las soluciones avanzadas de reabastecimiento de combustible que necesitan para hacer frente a los retos de seguridad del siglo XXI”.

“La Fuerza Aérea de los Estados Unidos merece contar con la más avanzada tecnología de reabastecimiento aéreo de combustible que exista en el mundo y la que preste el mejor rendimiento. Justamente esto es lo que ofrecerá este gran equipo industrial formado por Lockheed Martin y Airbus”, ha manifestado Tom Enders, CEO de Airbus.

Las compañías están adoptando un enfoque cooperativo centrado en el avión de transporte y reabastecimiento multimisión A330 MRTT (Multi Role Tanker Transport), con el fin de examinar un amplio espectro de oportunidades. Estas podrían abarcar desde el apoyo en caso de necesidades críticas de abastecimiento aéreo de combustible a corto plazo, contemplando una estructura de pago por servicio, hasta el diseño del avión cisterna del futuro.

Fernando Alonso, director de Military Aircraft en Airbus Defence and Space, ha declarado: “Una docena de naciones de todo el mundo han seleccionado el A330 MRTT. Se ha probado ampliamente en operaciones reales y ha recibido múltiples elogios por parte de las principales fuerzas aéreas.Estamos convencidos de que, uniendo la experiencia de Airbus en aviones cisterna y la amplia presencia de Lockheed Martin en los Estados Unidos, podremos proporcionar soluciones muy eficaces a las necesidades actuales y futuras de reabastecimiento aéreo militar de Estados Unidos”.

Lockheed Martin cuenta con un amplio historial de éxitos en integración de sistemas, fabricación y operaciones de MRO con grandes aeronaves de transporte aéreo y aviones cisterna. Junto con la experiencia de Airbus, las dos compañías dispondrán de un sólido equipo para hacer frente a las futuras necesidades de reabastecimiento aéreo de combustible.

“Airbus es un líder de la industria en reabastecimiento aéreo de combustible y Lockheed Martin es una compañía reconocida por sus tecnologías y capacidades de defensa de vanguardia”, manifestó Michele Evans, vicepresidenta ejecutiva de Lockheed Martin Aeronautics. “Se trata de una gran oportunidad para que nuestras dos compañías combinen sus conocimientos técnicos y cooperen desarrollando soluciones de primer nivel mundial para satisfacer necesidades críticas en todo el mundo”.

La USAF dejó en tierra toda su flota de F-35

P1080927 F-35 Lightning II

Toda la flota de F-35 del ejército de EE.UU., y de sus socios internacionales, estará en tierra mientras completan las inspecciones técnicas “entre las próximas 24 a 48 horas”, según dijo un comunicado de la Oficina del Programa Conjunto F-35.

Estas inspecciones se hacen después de que un F-35B sufriera un accidente en Carolina del Sur el mes pasado. El piloto logró salir expulsado antes de que la nave se destruyera.

f35

Turquía celebró la adquisición de su primer F-35 en una ceremonia en Texas en junio pasado.

“El problema ya ha sido identificado. Se trata de tubos de combustible defectuosos. Una vez que se revisen o reemplacen, la aeronave volverá al aire”, afirma Marcus.

“Si se encuentran instalados tubos de combustible defectuosos, se retirarán y se reemplazarán. Si ya se han instalado tubos de combustible en buen estado, esos aviones volverán a sus operaciones de vuelo”, dijo la oficina del programa.

Donald Trump con un F-35.

El presidente Donald Trump conoció el F-35 durante un evento en la Casa Blanca llamado “Made in America” (“Hecho en América”), en julio pasado. Afirmó que los costos del programa estaban “fuera de control”.

Un programa sin precedentes

Se espera que el programa del F-35 dure varias décadas y se proyecta que las ventas globales sean de 3.000 aeronaves.

Cada una tiene un valor de US$100 millones, puede aterrizar verticalmente, utiliza tecnología de sigilo para reducir su visibilidad al radar, un sistema de comunicación que permite que los datos se compartan con rapidez con los comandantes de las operaciones y viene en tres modelos diferentes.

Según Marcus, el F-35 “representa un cambio radical en la capacidad [militar de EE.UU], pero su complejidad inevitablemente ha generado problemas”. La oficina de responsabilidad del gobierno de los EE.UU. estima que todos los costos asociados con el proyecto ascenderán a un billón de dólares.

Marcus afirma que, si bien sus costos por aeronave están bajando, todavía hay dudas sobre cuántos aviones puede costear EE.UU. “También está sobre la mesa la decisión de si deberían comprar una aeronave más barata y menos capaz, junto con el F-35”, afirma el corresponsal.

F35

Los F-35 “fueron definidos como un punto de inflexión por el ejército israelí, no solo por sus capacidades ofensivas y sigilosas, sino por su capacidad de conectar sus sistemas con otras aeronaves y crear una red para compartir información”, según el periodista Judah Ari Gross, del diario The Times de Israel.

Un arma internacional

El avión es fabricado en EE.UU. por la compañía Lockheed Martin, pero incluye piezas fabricadas en otros países. Varias naciones ya lo han comprado, entre ellas Reino Unido, Israel, Japón, Italia, Turquía y Corea del Sur.

El F-35 fue utilizado por primera vez en combate por Israel a principios de este añopara llevar a cabo dos ataques. Un informe oficial ya había cuestionado a principios de este año si el F-35 estaba listo para el combate, después de que se encontraron docenas de fallas.

* Con información de BBC Mundo.

Trump critica costos de avión de combate F-35 de Lockheed Martin

Las acciones del gigante aeroespacial caían cerca del 4 por ciento a las 1521 GMT, tras las críticas de Trump, mientras que los títulos de otros contratistas de defensa se debilitaban también.

Las acciones del gigante aeroespacial caían cerca del 4 por ciento a las 1521 GMT, tras las críticas de Trump, mientras que los títulos de otros contratistas de defensa se debilitaban también.

“El programa y el costo del F-35 están fuera de control”, dijo Trump en Twitter. “Miles de millones de dólares pueden ser y serán ahorrados en compras militares (y en otras) tras el 20 de enero”.

Jeff Babione, líder del programa del F-35 en Lockheed Martin, respondió diciendo que su compañía comprende la preocupación sobre la asequibilidad del proyecto y ha invertido millones de dólares para reducir el precio del avión.

Una semana antes de que Trump ganara la elección presidencial el 8 de noviembre, el Departamento de Defensa y Lockheed Martin cerraron un acuerdo sobre el noveno contrato para comprar 90 cazas F-35 tras 14 meses de negociaciones, informó el Pentágono. Lockheed ganó el contrato, valorado en hasta 7.180 millones de dólares, a fines de noviembre y recibió ya un primer pago.

Trump hizo campaña con la promesa de reducir el despilfarro en el gobierno federal. La semana pasada, también usó Twitter para atacar a Boeing Co por sus costos “fuera de control” para una flota de nuevos Air Force One, instando al gobierno federal a cancelar el pedido.

Lockheed y sus principales socios, Northrop Grumman Corp, Pratt & Whitney y BAE Systems, están desarrollando y construyendo tres variantes del F-35 para el Ejército de Estados Unidos y 10 aliados como Reino Unido, Australia, Noruega, Dinamarca, Holanda, Italia, Turquía, Israel, Japón y Corea del Sur.

Tras el tuit matutino de Trump, las acciones de Northrop Grumman bajaban un 4,3 por ciento, las de United Technologies Corp -firma matriz de Pratt & Whitney- perdían un 0,25 por ciento y las de BAE Systems cedían un 1 por ciento en Londres.

Los aviones caza de la década de 1950 que servirán para lanzar satélites al espacio

Si le pidieras a un niño de ocho años de edad que diseñara un avión de combate, el resultado final podría parecerse al F-104 de Lockheed.
Se parece menos a un avión y más a un cohete con algunos detalles añadidos de último momento.
El F-104, diseñado justo después del primer combate aéreo en la Guerra de Corea, fue creado para volar tan rápido como fuera posible, superando todos los de récords de velocidad anteriores. Menos de una década después de que el piloto de pruebas Chuck Yeager rompiera por primera vez la barrera del sonido, se convirtió en el primer avión en volar más de dos veces más rápido que la velocidad del sonido.
Además de una carrera militar que duró casi 50 años, el F-104 ha servido como plataforma experimental que permitiría a los pilotos autorizados practicar el tipo de maniobra de lanzamiento de cohetes que los astronautas utilizarían para controlar una nave espacial.Ahora, unos 60 años después que el prototipo voló por primera vez, el F-104 ha encontrado otra función: como vehículo de lanzamiento de una nueva generación de pequeños satélites.
Mig 15
La aparición de los MiG-15 soviéticos provocó el desarrollo de los Starfighters.
Es un renacimiento sorprendente para un avión surgido casi al comienzo de la era de los aviones supersónicos. El F-104 fue una creación del mismo hombre que más tarde diseñó el avión más rápido del mundo, el SR-71 Blackbird.Clarence “Kelly” Johnson entrevistó a los pilotos de combate afectados por el alto rendimiento de los MiG-15 de la Unión Soviética en Corea -que podían volar más rápido que cualquier avión occidental- y les preguntó lo que necesitaban.
El F-104 es el ejemplo perfecto de lo que ocurre cuando se trata de diseñar aviones de alto rendimiento.”Ellos querían mucha más velocidad, altitud y capacidad de maniobra”, dice el historiador de la aviación Ray Panko, del Museo de Aviación del Pacífico en Hawái. “El F-104 les dio los dos primeros, pero por desgracia no lo tercero”.
El F-104 voló por primera vez en marzo de 1954, menos de un año después de que Lockheed le había dado el visto bueno para construir un prototipo. Su impacto fue casi inmediato. La nariz de punta de aguja rápidamente le ganó el apodo de “misil con un hombre en él”; su nombre oficial era Starfighter.
Starfighter
El Starfighter lucía como un cohete modificado.
Fue diseñado para alcanzar a los aviones enemigos antes de que pudieran disparar sus armas -un papel conocido como “interceptor”- lo que significaba que necesitaba alcanzar sus objetivos con gran rapidez.
Un piloto de un caza Starfighter podría alcanzar 48.000 pies de altura (15.000 metros) en un minuto, una hazaña todavía más impresionante 60 años más tarde. El Starfighter volaba rápida y directamente, disparando sus misiles desde mucha distancia, y volviendo de nuevo a la base antes de que su objetivo tuviera tiempo para responder.
Los pilotos de prueba pueden haber encontrado mucho uso para el F-104, pero el servicio militar era algo diferente; la Fuerza Aérea de Estados Unidos se dio cuenta rápidamente de las limitaciones del caza. Menos de 300 F-104 terminarían volando en el servicio aéreo de Estados Unidos.
Chuck Yeage
El piloto Chuck Yeager estuvo a punto de morir durante un vuelo de prueba en el Starfighter.
Sin embargo, los países europeos en la OTAN necesitaban desesperadamente de nuevos aviones para hacer frente a las fuerzas aéreas de la Unión Soviética. Lockheed lanzó el F-104 -construido para volar alto y rápido- como avión multiuso: desde interceptor, a capaz de realizar ataques rasantes y tareas de reconocimiento a gran velocidad.
Era conocido como “el contrato del siglo”. Se encargaron tantos Starfighters -no menos de 1.000 sólo para la Fuerza Aérea de Alemania Occidental- que Lockheed tuvo que conceder licencias productivas en todo el mundo. Sus propias fábricas no podían seguir el ritmo de la demanda. Cientos más sirvieron en las fuerzas aéreas desde Turquía a Noruega, Dinamarca a Italia, y Japón a Canadá.Lockheed se vio envuelta en una serie de escándalos por soborno a causa de la mayoría de los cerca de 3.000 F-104 construidos; en 1975 se descubrió que la empresa había pagado más de US$22 millones a dignatarios extranjeros para asegurarse de que sus países compraran Starfighters. El escándalo empañó la reputación de Lockheed durante años.
Ferry van der Geest pilotó el Starfighter en un escuadrón de reconocimiento de la Fuerza Aérea holandesa.”No era un avión fácil de volar”, dice. “Lo que lo hacía tan difícil de volar era que si empujabas un poco los límites, perdías el control de él.
“La fuerza aérea de la OTAN halló que era mucho más difícil de volar en el desierto seco de aire caliente de California donde hizo vuelos de prueba. A esas altitudes bajas existía el peligro añadido de los choques con aves. Y a sólo unos pocos cientos de metros por encima del suelo había muy poco tiempo para reaccionar si algo salía mal.
F-104El F-104 fue el primer avión en volar dos veces la velocidad del sonido.
Fue la Luftwaffe de Alemania Occidental la que sufrió la mayoría de los problemas.
De los 1.000 F-104 que se compraron, cerca de 300 se perdieron en accidentes. Los pilotos alemanes denominaron al Starfighter “fábrica de viudas”o “dardo del césped’. Una broma muy conocida era: “¿Cómo se puede agarrar un caza? Compra un terreno y espera”.La mayoría de las fuerzas aéreas eliminaron gradualmente sus cazas estelares a mediados de los años 80, reemplazándolos con aviones que se adaptaban más a las funciones que el avión supersónico había luchado por cumplir.
La fuerza aérea alemana perdió casi 300 Starfighters.La fuerza aérea alemana perdió casi 300 Starfighters.
Sin embargo, el F-104 siguió adelante en un papel que no incluía combates.La NASA había convertido en uno de las primeras compañías que lo operó en 1956, poco después de que el avión voló por primera vez. En casi cuatro décadas de servicio, los Starfighters fueron utilizados para entrenar a pilotos que más tarde volaron los aviones hipersónicos X, y probaron nuevos materiales, como las baldosas resistentes al calor que se utilizaron en transbordadores espaciales.
El Starfighter concluyó sus servicios para la NASA en 1994, y voló en la fuerza aérea italiana -en el papel de interceptor de gran altitud para el que el avión fue diseñado originalmente- hasta 2004.Y ahora hay una empresa que planea poner en servicio al avión de combate de 60 años de edad.
Cubecab planea lanzar satélites muy pequeños -conocidos como CubeSats- con ayuda de un cohete. Es mucho más pequeño, y por lo tanto más barato, que cualquier otro método de lanzamiento disponible en la actualidad.
¿Cómo va a lanzar CubeCab estos pequeños satélites? Van a usar Starfighters.Cubecab atará sus cohetes ligeros, cada uno con un satélite que pesa alrededor de 10 kg, en el punto de anclaje de las alas que habitualmente se utiliza para disparar misiles. Y Starfighters Inc, una empresa con sede en Florida que todavía vuela un puñado de aviones F-104, llevará sus diminutas cargas útiles hasta el borde de la estratosfera y las pondrá en órbita.
El director de operaciones, Dustin Still, es un fan de los Starfighters. “Creo que son hermosos aviones. He estado babeando por ellos toda mi vida”, dice.
La NASA ha usado los Starfighters durante 40 años.La NASA ha usado los Starfighters durante 40 años.
Still había estado trabajando durante algunos años en una idea de lanzar pequeños satélites en el sistema de entrega más pequeño posible y por casualidad se topó con alguien de Starfighters Inc, que se preguntaba si su avión podría ser un sistema entrega eficiente para pequeños satélites.
Actualmente, si usted quiere lanzar pequeños cubesats, tiene que esperar hasta que haya espacio disponible en un cohete convencional, y no se puede elegir la órbita.”Tenemos la intención de tener poco tiempo entre el pedido y el lanzamiento”, dice Still. “Nuestro objetivo es 30 días a partir de la puesta en marcha, pues la mayoría de los proveedores de lanzamiento funcionan en la escala de tiempo de alrededor de dos a tres años a partir de que se ordene. Una misión típica sería recibir una orden de una universidad para lanzar un CubeSat en una órbita específica”.”Pocos días más tarde deberíamos recibir el CubeSat y cargarlo en un cohete que hemos reservado para el lanzamiento en Florida para las órbitas ecuatoriales regulares, u otra instalación, o casi cualquier lugar para el lanzamiento de órbita polar”.
Still espera que los cazas lanzarán sus primeros satélites en algún momento de 2018.El F-104 volará sobre el océano Atlántico, sus pilotos llevarán los aviones a alrededor de 60,000 pies, ascendiendo en un ángulo agudo para dar a los cohetes la trayectoria adecuada para escapar de la atracción de la gravedad de la Tierra. Una vez más, un piloto Starfighter mirará afuera de su cabina y verá la curvatura de la Tierra, y el cielo azul y negro encima.Ferry van der Geest, se enorgullece de que el viejo avión esté saliendo de la jubilación.
“Está muy bien que los chicos de la Florida mantengan a esta gran dama volando”, dice. “Para miles de pilotos de la ‘104’ es realmente algo muy especial”.

Abejas construyen panal en tobera de F-22 Raptor

EnElAire

Inicialmente, la reacción fue buscar a alguien que se hiciera cargo de exterminar a las abejas, pero de acuerdo al Sargento Jeffrey Baskin, las abejas son demasiado importantes como para exterminarlas.

“Como todos los demás, estaba sorprendido de ver al enjambre, pero sabía que no atacarían a nadie y sólo estaban buscando un nuevo lugar para vivir” comentó Baskin. “Mi vecino mantiene dos colonias de abejas y se que están en peligro de extinción. Decidí que necesitábamos un experto en abejas para que se hiciera cargo.”

Andy Westrich es un retirado de la Marina de Estados Unidos y un apicultor, quien llegó a la base con el material necesario. Según Westrich, éste era uno de los panales más grande que había visto. Una vez en la aeronave, utilizó una aspiradora para retirarlas de la aeronave y llevarlas a su casa, donde descubrió que el panal pesaba 8 libras, que traducido en abejas, son aproximadamente 20 mil.

“Las abejas seguramente venían de un panal mucho más grande en algún lugar de la base.” comentó el Sargento Gregg Allen quien también es apicultor. “Los panales están en constante crecimiento y eventualmente se saturan. Alrededor de la primavera, las abejas harán a una nueva reina, buscarán un nuevo lugar y se llevarán a la mitad del enjambre al nuevo sitio.”

Westrich logró reubicar a la colonia en una cervecería local, donde usarán su miel para la producción de cerveza.

T-50A completa primer vuelo y compite por la USAF

Aeromagazine

Con un fuerte legado del T-50, el T-50A es uno de los aviones candidatos para la Fuerza Aérea de los Estados Unidos.

La puesta en marcha de la T-50A, según sus responsables, implica poco riesgo en cuanto a la aceptación. El nuevo diseño de la aeronave se basa en el legado de la T-50, con más de 100 aviones del tipo en operación, más de 100.000 horas acumuladas y más de 1.000 pilotos entrenados.

Desarrollado conjuntamente por las empresas de Corea del Sur y Estados Unidos, el T-50A cuenta con tecnologías innovadoras que ofrecen una plataforma de formación de inmersión, tales como el Sistema de Formación en Tierra que lo acompaña.