Archivos por Etiqueta: Trip Report

¿Querés saber como se vuela ultra low cost ASU-BUE-ASU? Así, mirá

Por Gustavo Galeano

Flybondi es la primera compañía aérea ultra low cost de la Argentina. Al año de haber arrancado sus operaciones domésticas en enero de 2018, ya transportó un millón de pasajeros; de ellos, más de 140 mil subieron a un avión por primera vez en sus vidas. La filosofía de la firma, comenzando en su denominación misma en alusión a los buses en lenguaje ‘argento’, es democratizar el transporte aéreo, haciendo que éste sea más accesible a las masas mediante tarifas bajas, para que quienes antes viajaban por tierra, hoy lo hagan por aire. 🚌 ➡️ ✈️

El pasado 17 de diciembre, Asunción se convertía en el destino internacional debut de Flybondi. Despegando de su base en el aeropuerto El Palomar de Buenos Aires, la firma ofrecía cuatro frecuencias semanales a la capital paraguaya, que se convirtieron en cinco desde el 25 de abril

¿Y si nos vamos…?

Como Content Manager y uno de los administradores de este portal, recibo constantes consultas sobre precios de boletos de Flybondi, sobre donde comprarlos, noto mucha curiosidad y hasta cierto temor, por tratarse de un modelo de negocios desconocido para el común en nuestro país e incipiente además en la región, pero sin embargo, tremendamente probado en Europa y Estados Unidos desde hace décadas. 

Lucía Ginzo, Directora de Comunicaciones de Flybondi, me obsequió, en representación de Aeronáutica Paraguay, primer medio especializado en aviación del país y uno de los más leídos de la zona, dos tickets ida y vuelta entre Asunción y Buenos Aires, para compartir con vos mi experiencia volando ultra low cost. 

A continuación te cuento todo. Lucía, ¡muchas gracias! 😎

La compra

Uno de los pilares de las líneas aéreas de bajo costo es la digitalización y eliminación de los canales externos de ventas, es decir, oficinas físicas y agencias de viajes, por lo que los pasajes se comercializan única y exclusivamente mediante su sitio web Flybondi.com; o sea, solo podés adquirir un billete por internet cotizando el vuelo vos mismo según las fechas en las que quieras ir y teniendo una tarjeta de crédito habilitada para compra internacional; no preguntes números telefónicos, no te va a atender un operador ni un asesor en un escritorio. ¿Comprendido? 🙂

Acá te muestro la simulación de un proceso de compra. Elegís origen, destino, tramo (solo ida o ida y vuelta) y fechas. Si aceptás el valor, avanzás al siguiente paso. 

Recordá que Flybondi y las líneas aéreas low cost en general, cobran una tarifa base que te da derecho al viaje propiamente. Todo lo demás, lo debés pagar adicional. En el caso de Flybondi, el equipaje permitido en cabina sin costo adicional debe respetar ciertas dimensiones y no puede pesar más de 6 Kg. El embarque prioritario, la selección de asiento, el equipaje superior a 6 Kg (sea en cabina o en bodega), los equipajes especiales como instrumentos musicales, deportivos o cualquier otro superior a 20 Kg, el refrigerio a bordo, el check-in en el aeropuerto, asistencias especiales, etcétera, tienen un valor, que tenés la opción de comprarlos o no, de acuerdo a tus necesidades. Todo esto lo hacés vos mismo desde el site una vez que pases a la siguiente etapa de la compra. Si tenés preguntas, es muy probable que acá encuentres las respuestas.

Ejemplos de todo lo que podés escoger.

Completás los campos, pagás y listo. La página es bastante intuitiva. ¿Preparado para volar? 🛫

Mi experiencia de ida

El día que Asunción se convirtió en la Venecia del subdesarrollo, el pasado viernes 10 de mayo, fue mi fecha de ida a Buenos Aires. Llegar hasta el Silvio Pettirossi fue toda una odisea, por las calles inundadas y el embotellamiento derivado de ello. No obstante, lo logré, junto con Raúl, mi compañero de viaje.

El check in se habilita 48 horas antes de la partida del vuelo. El procedimiento es muy sencillo y se hace desde el mismo correo electrónico que recibís de confirmación de compra, el cual te genera un código de reserva. En mi caso, no pagué el ticket, pero todo el resto lo hice como si hubiera sido así. Si vas al aeropuerto y querés hacer check in en el counter, te lo van a cobrar.

Acá mi web check in desde el celular. No es necesario ningún papel, solo mostrás el teléfono en área de embarque y en migraciones.

Ya estábamos listos para abordar la aeronave Boeing 737-800 de 189 asientos, bautizada como ‘Arturo’, desde la puerta 5. El vuelo estaba en horario, arribó a ASU on time.

El FO5601 iba casi lleno, estimo entre un 90 y 95% de ocupación. Selfie antes de la salida. 🤳🏻

Con puntualidad inglesa y tras las verificaciones de rigor, despegamos a las 8:30 pm desde la cabecera 20 del aeropuerto de Luque.

La amabilidad de una tripulación profesional y distendida es digna de destacar. Cada uno de los TCP’s con la apertura y paciencia suficiente para atender a todos los pasajeros, más aún a quienes manifestaban dudas al no haber volado antes.

Ya en el aire, el hambre atacó, así que compré este combo de snack y gaseosa por 120 pesos argentinos, unos G. 18 mil aproximadamente al tipo de cambio. Tené en cuenta que solo aceptan moneda local, no así guaraníes, dólares ni tarjetas de crédito.

La carta se ubica en el comportamiento del asiento delantero. Hay varias opciones dulces y saladas y bebidas con y sin alcohol.

Ninguna turbulencia en todo el trayecto, y nos aproximábamos a ‘la ciudad de la furia’. Sus luces, su clima, su gente, su todo, Buenos Aires es única, nunca cansa, nunca defrauda. 🇦🇷

Y alrededor de las 23:15, hora del vecino país, tocamos pista en el aeropuerto El Palomar, el primero de bajo costo del continente. Hace rato no escuchaba aplausos de parte de pasajeros luego de aterrizar, esta vez se dio. 👏🏻

Desembarcamos por escalera y subimos a un bus de Flybondi que nos llevó hasta la terminal. El Palomar es una base militar acondicionada para uso comercial, no tiene fingers.

Foto desde el micro.

Presentamos pasaportes y ya oficialmente ingresamos a la República Argentina.

El Palomar está conectado al corazón de la capital argentina mediante una de las líneas del sistema ferroviario del Gran Buenos Aires. Asimismo, hay servicios de transfers, taxis, remises y otros (callado, también hay Uber). 🤐

El retorno

Siempre cuesta volver, pero como ya antes había ido varias veces a Buenos Aires, no me quedó ese sinsabor de cosas pendientes por hacer. Volvimos el lunes 13 de mayo, con despegue previsto desde EPA a las 18:50, hora local.

Hice check in desde el móvil. Acá mi boarding pass.

Fiel a su temática folclórica, el aeropuerto El Palomar tiene un food truck en su patio exterior, para comerte un choripan antes de tu vuelo. 🌭

Y entramos…

En la fila del mostrador, pasajeros que no habían hecho el check in web, o bien, que entregaban equipaje para despachar u otro tipo de gestión que requería personal de la compañía. No fue nuestro caso.

Nuevamente, la salida estaba en horario. Este aeropuerto es usado como base por Flybondi y JetSmart Argentina, que ahora es un player nacional en la Argentina.

Pos migraciones, el panorama en la sala de embarque internacional de El Palomar era este. Repleto de pasajeros.

Vista desde la terminal.

Pasadas las 18:00 inició el proceso de abordaje al Boeing 737-800, mismo que nos llevó hasta BUE, ‘Arturo’. Nos tocó subir por la puerta trasera.

Vista de la cabina antes del push back.

A las 6:50 pm o’clock estábamos con la nariz del avión apuntando al cielo. Y una vez más decía ‘hasta la próxima, Baires’. 😢

Mido 1.70 m, y este es el pitch o espacio para piernas. Razonable para un vuelo corto.

En este tramo tampoco hubo novedades. La iluminación de la cabina se redujo para un mejor descanso. Para comer, elegí lo mismo que a la ida (120 AR$).

A las 19:15, 45 minutos antes de la hora marcada, tocamos suelo paraguayo por la cabecera 20. Usamos toda la extensión de la pista. Aparcamos otra vez en manga 5.

El tradicional desorden al más puro estilo latinoamericano. Pasajeros parándose cuando la tripulación pide mantenerse sentados y con los cinturones de seguridad abrochados. 🤦🏻‍♂️

Fin del viaje. 😔

Mi feedback

Además de los tickets más económicos, todo el mecanismo de compra y personalización del viaje resultan amigables. La autogestión agrada a pasajeros como yo. El avión, a pesar de sus años, estaba limpio y en buen estado general, la tripulación dispuesta y simpática, los costos de los opcionales son accesibles. El Palomar es un aeropuerto pintoresco que está conectado al centro de la ciudad a través de diferentes medios de transporte, por lo que es fácil moverse desde y hacia él.

Flybondi compite, por decirlo de alguna manera, en la misma ruta con Aerolíneas Argentinas (usa Embraer E190 y Boeing 737-700/800) y Latam Airlines (usa Airbus A320-200), con dos y un vuelo diario Asunción-Ezeiza respectivamente, y con Paranair (usa Bombardier CRJ200), con 12 frecuencias semanales Asunción-Ezeiza. Digo ‘de alguna manera’ por el hecho de que, Flybondi se enfoca en un segmento más étnico y VFR (Visiting Friends and Relatives), en el pasajero que busca dejar atrás el colectivo para subir a un avión, y en el viajero punto a punto, es decir, el que tiene como destino final Buenos Aires o Asunción. Las aerolíneas antes citadas, apuntan a un target algo más corporativo y a pasajeros en conexión desde Buenos Aires, salvo Paranair, que no tiene acuerdos para distribuir pasajeros desde Ezeiza. Técnicamente, Flybondi no declara la guerra a Aerolíneas, Latam ni Paranair, sino que convive con ellas buscando su nicho de mercado.

Que sigan los éxitos para Flybondi, y que cada vez más personas puedan volar.

Espero te haya gustado el reporte, y si fue así, compartilo. Gracias por leerme. 👍🏻

Volando entre Barcelona y Dubái en un A380 de Emirates

¿Mirar las estrellas desde una suite a 40.000 pies de altura? Pero claro que si. Seguí leyendo y vas a descubrir cómo se vive esta experiencia desde un asiento en economy class de un Airbus A380-800 de Emirates.

Si sos aficionado al spotting sabrás que en el aeropuerto de Barcelona – El Prat, casi podés tocar a este mastodonte volador cuando aterriza por la pista 25R. Nuestro compañero Gustavo Galeano lo hizo y acá tenés las pruebas: A380 desde la cabecera 25R del Prat del Llobregat. También se puede disfrutar de ellos cuando despegan por la pista 25L, acostado en la playa disfrutando de las cálidas aguas del mar Mediterráneo. Pero esta vez me tocó despegar en uno de ellos, y ver todas esas cabezas girar, pero desde adentro.

La ruta Barcelona – Dubái (EK186) se sirve dos veces al día, a las 15:30 y a las 22:40, mientras que la vuelta es a las 13:25 y a las 20:55 todos los días, ambos con el A380. Como no facturábamos equipaje, realizamos el check in online, nos descargamos el boarding pass en nuestro dispositivo móvil y nos dirigimos directamente al control de equipaje. En el aeropuerto de El Prat de Barcelona no hace falta tenerlos impreso. Nosotros lo incluimos en la app Wallet del teléfono y escaneamos el código para acceder al control de equipaje, y de ahí al control aduanero, ya que abandonamos el espacio Schengen. Si ya estás acostumbrado a volar no tardás ni 10 minutos en realizar todo este trámite.

IMG-1660

Siempre me llamó la atención el proceso de embarque de este aparato. 427 almas caben en el “gallinero”, 76 en business y 14 en first. Si embarcar en un A320 a veces es una odisea, imaginate en esto. Bien, dos puertas de embarque fueron la solución. Claro, una para abajo, el populacho, y otra para la distinguida clientela de business y first class.

Bien, nuestra aeronave, la A6-EDE, entregada en abril de 2009, aunque fabricada en octubre de 2008 nos esperaba. Pido perdón por la calidad de las fotos, ya que entre intentar sacar la mejor toma, y disfrutar y mirar todo lo que pueda el avión, decidí lo segundo.

Nos recibió la escalera a los pisos superiores, a la que no nos dejaron subir pese al rova’atãnismo (caradurez) y ñembotavytisismo (como quien no quiere la cosa) inicial. Lástima. Nos tuvimos que conformar con el 77J y 77K, ventanilla, of course. Si, fila 77, de 88. Increíble, ¿no? Me llamó la atención desde el momento que entré lo amplio que era todo. La configuración de los asientos 3-4-3 me pareció maravillosa, ya que no era un vuelo corto (un poco más de 7 horas), y he viajado en vuelos con una configuración de alta densidad que resultaba casi claustrofóbico. (Como curiosidad, hice el trayecto Dar el Salaam (Tanzania) – Dubái en un B777 300 ER, también de Emirates, y era casi casi un ASU-CDE en un Rysa removido).

IMG-1670.JPG

Los asientos amplios, el espacio para las piernas superior a la media (aunque en alguien de 1,70 como yo eso no suele ser problema), y las enormes ventanas daban una sensación de amplitud que no había experimentado antes.

IMG-1677

Como corresponde, comencé a toquetear todo lo que tenía al alcance de mis manos: Las instrucciones de seguridad, el menú que nos trajo una azafata auxiliar de vuelo (que se puede consultar previamente on line), la manta y los auriculares tipo diadema. Las cámaras exteriores del avión son geniales, aunque al ser de noche no aportan demasiado.

El despegue fue una delicia. El enorme avión se elevó y ni siquiera lo notamos. La aceleración fue extremadamente suave, sin los típicos empujones iniciales. La iluminación LED iba cambiando para hacer el viaje más placentero, y cuando finalmente se aparon las luces, después de cenar, vimos las estrellas reflejadas en el techo del aparato.

Pero vamos a lo importante: El menú a bordo. Excelente. Además, ya sabiendo de antemano lo que van a servir, ya podés hacerte a la idea. Si que es verdad que el típico “Carne o pollo” preguntado in extremis por las azafatas ya forma parte de la tradición aeronáutica, y, al menos para mi, descubrir el contenido de lo que te sirven siempre me sabe hasta casi mejor que la propia comida, y al disponer de la información por anticipado rompe quizá la magia de volar, pero eso es una opinión personal.

IMG-1696

De entrantes, una ensalada de cebada y lentejas, de plato principal dos opciones: pollo asado con una salsa demi-glace, acompañado de risotto de azafrán con un saltado de espinacas con pimientos, o, ternera ahumada con una salsa de cebollas, con papas asadas y un salteado de frijoles con pimientos. De postre: tarta de fresa y riubarbo. Una delicia. Como buen gordito, me pedí las dos opciones, claro que sí. El desayuno, nada del otro mundo, pero siempre se agradece que te den aunque sea algo.

IMG-1703

Menú de carne

IMG-1704

Menú de pollo

Emirates, en línea con las principales aerolíneas del mundo, y como ya publicamos en un anterior artículo (On air: Ránking de las aerolíneas con mejor conectividad), ofrece internet a bordo de sus vuelos. De manera gratuita se puede disfrutar de 20 mb para utilizar durante dos horas. La velocidad no es muy rápida, pero para uso básico de aplicaciones de mensajería va de lujo. Hay mas opciones, como son 150 mb por 9,99 US$ o 500 mb por 15.99 Trumps. Por probar me conecté, pero realmente, tampoco estoy tan adicto al teléfono.

Opciones para distraerte hay muchas, además. El sistema de entretenimiento on board de la compañía es amplísimo. Te permite inclusive ver canales en directo mientras sobrevolás el desierto. Después de mironear un rato las opciones, me decanté por ver lo que previamente me había descargado yo en mi tablet. Como corresponde ya en los tiempos que corren, hay un cargador USB en el asiento delantero, y en los reposabrazos cargadores con tomas universales.

IMG-1694.JPG

Despues de un poco más de 7 horas llegamos a Dubái. El aterrizaje fue similar al despegue: Muchísima suavidad, casi imperceptible. Bajamos ordenadamente, y directo a la salida. Memorable experiencia que hace de éste, uno de mis mejores vuelos, casi casi superando a otro de Qatar Airways, pero eso va a otro reporte. Salud.

Retornando desde Córdoba a Asunción con Air Europa

Por Ricardo Cibils

Además, como guinda de una torta, pude disfrutar de la operativa de Air Europa previo a tomar el mismo vuelo que me trajo de retorno a la República del Paraguay.

IMG_4625

Si han leído la nota anterior, que habla respecto a la manera de operar de Air Europa, saben que estuve desde las 10:15 en el aeropuerto. Gracias a Leandro, pude dejar mi equipaje dentro de las oficinas respectivas, para poder estar libre durante el momento en que estaría moviéndome por varios lugares. Cuando volvimos tras la conclusión, me entregó personalmente los equipajes, y nos despedimos dándonos un abrazo de rigor, agradeciéndole todas las atenciones.

Entonces, en resumidas cuentas, a las 14:15 me encontraba frente al mostrador para realizar el check-in correspondiente al vuelo de retorno.

IMG_4626

Fui recibido por el filtro de seguridad, solicitando mi pasaporte, y automáticamente facilitándome las etiquetas para fácil identificación de mis equipajes de mano, discrepando el que fue en el compartimiento superior, como mi mochila que fue bajo el asiento delantero. Además tenía un bolso pequeño para despachar, con artículos personales que superan la cantidad máxima permitido de ml, y rocas propias de las sierras cordobesas.

IMG_4650

En menos de 5 minutos ya tenía mi boarding pass, solo que no me di cuenta y me había olvidado de solicitar un asiento a elección, ya que cuando salió el primer boarding pass, el asiento seleccionado era el 41F, a lo cual en el instante seleccioné el 22A, por ser una de las pocas ventanillas disponibles dentro de la cabina económica.

Seguidamente, ingreso al área de embarque internacional, me someto a los controles pertinentes, los cuales los atravieso sin ningún inconveniente. Tras el área de seguridad, hice la cola en la DNM (Dirección Nacional de Migraciones), al ser recibido por el oficial en turno, requirió de mi boarding junto a mi pasaporte, me solicitó que me sacara los lentes, para que pueda hacer uso del sistema de reconocimiento biométrico. Superado esto, me dirijo a un pequeño restaurante/cafetería locado justo al frente de la puerta número 1, la asignada para el embarque que se daría 40 minutos después.

IMG_4652

Fuimos llamados para el embarque, solicitándonos encarecidamente tener de por sí el pasaporte abierto, con el boarding pass a manos, por los motivos de seguridad que deben de ser cumplidos. Paso mi documento, lo chequean brevemente, la luz verde salta en el instante, y me desean buen vuelo, repliqué con un “hasta pronto”.

Ingreso de este modo (como pasajero realmente) al Airbus A330-200, matriculado como EC-KTG. Tengo gratos recuerdos de este avión en particular, ya que lo conozco de una jornada de spotting en Asunción bajo una lluvia matutina y con la pintura antigua. Así que verlo con el new livery fue algo como un “refresh” para mí.

Realizo lo mismo que en el tramo de ida, ubicar los equipajes en los respectivos lugares, y sentarme a la espera del despegue. Igualmente, estaba siempre dispuesto a ayudar a algún pasajero si lo necesitaba, vi muchos pasajeros que cualquiera creería que necesitaría una mano, pero no, siempre recibí las negativas, pero agradeciendo la predisposición.

El cierre de puertas fue puntualmente a las 16:50, push-back prácticamente inmediato, hasta la cabecera 36 del Aeropuerto Internacional Ingeniero Ambrosio Taravella, levantando vuelo a las 17:00. El comandante anunció que tráfico aéreo inicialmente había autorizado hasta 10.000 pies (FL100) y posteriormente ascenderíamos hasta 37.000 pies (FL370). Es más, monitoreando los datos del vuelo, me di cuenta que también dejamos dicho nivel de vuelo, y ascendimos hasta los 41.000 pies (FL410), el tope como me habían indicado las chicas de Swissport.

IMG_4660

Aprovechando los jetstream reinantes, el vuelo de Córdoba a Asunción es cortísimo, literalmente solo da el tiempo para el servicio a bordo, que fue un calco del de ida, pero se agradece plenamente por el horario, una merienda así después de un día agitado no me vino nada mal. No se procedió a realizar venta de productos libre de impuestos. Como ya estaba en otra, hice mi clásica procesión dentro de la cabina de pasajeros, moviéndome por diversos asientos para buscar diversas clases de tomas.

IMG_4671

IMG_4695

Cercanos a la vertical de Formosa, iniciamos el descenso, que fue particularmente empinado por la altitud a la que veníamos, pero majestuoso con la nubosidad presente alrededor, los rayos de sol traspasándolos, y ciertos claros que hacían inevitable soltar la cámara y no dejar de apretar el botón.

IMG_4746

IMG_4751

Ingresamos directamente por la zona de Ñemby/San Antonio, sobrevolamos San Lorenzo, posteriormente Fernando de la Mora, Luque, hasta tocar la pista del Aeropuerto Internacional Silvio Pettirossi. La pista en uso en ese momento era la 02. 18:18 fue la hora de arribo al aeropuerto luqueño que sirve a Asunción.

DSC02507

DSC02514

Para ingresar al país, todos desembarcan, los pasajeros que continúan a Barajas tienen un sector diferencial y reciben la tarjeta para reingresar dentro de 2 horas, en mi caso, como Asunción era mi destino final, directamente entré por la fila de los ciudadanos nacionales (citizens), realicé mi entrada legal al país, esperé unos 10 minutos mi bolso despachado, hasta que lo retiré, entregué la declaración jurada para nuestra aduana paraguaya, y sometieron mis equipajes a los rayos X, como no vieron nada sospechoso, ni me dirijeron la palabra y continué mi marcha. Fui recibido por el mismo amigo que me transportó a la ida, hasta la puerta de mi residencia.

IMG_4754

Así fue mi experiencia en Córdoba. Espero haber transmitido sensaciones similares mediante estos escritos a lo que era mi pálpito cada segundo mientras más disfrutaba de los encantos culturales y naturales. ¡Hasta pronto!

Agradecimientos

– Olavi Linkola – Gerente General de Air Europa en Paraguay y Bolivia.

– Marta Ruiz – Gerente Comercial de Air Europa en Paraguay.

– Leandro Secchi – Responsable Comercial de Air Europa en Córdoba.

– Swissport y su staff.

– Tripulación del día 30 de noviembre por permitirme visitar el avión previamente.

– María Emilia Anzil y Guadalupe García – Cámara de Turismo de la Provincia de Córdoba.

Córdoba: Como moverte en transporte público

Por Ricardo Cibils

Para que sirva de guía a los lectores; informaré sobre cómo usar el servicio de colectivos en la ciudad capital de Córdoba.

Desplazarse en los servicios urbanos de Córdoba no es estar al filo de una navaja, tampoco es complicado, pero está todo bien pautado y organizado para ser amigable con los locales y los visitantes.

En primer lugar, quiero aclarar que los choferes de colectivos no manejan efectivo (a diferencia de Paraguay) uno debe poseer su propia tarjeta Red Bus, la cual se vende por 45 pesos en varios puntos de la ciudad estratégicamente distribuidos, incluyendo el aeropuerto y la terminal de buses de Cordoba para los viajeros. En mi caso, adquirí la tarjeta por 45 pesos, recargando por 60, por un total de 105 pesos ya tengo mi propia tarjeta con 60 pesos para usar (claramente uno puede ir recargando de acuerdo a su uso). El propio pasajero debe acercar su tarjeta al validador correspondiente.

colectivos-autobuses-santa-fe

Tres grandes conglomerados (externo a los trolebuses) son los que manejan el transporte público en la ciudad, son las siguientes empresas: Coniferal S.A. (Corredor 1 y Corredor 6), Grupo ERSA (Corredores 2, 3 y 8), y Autobuses Santa Fe (Corredores 4, 5, 7 y 8). La tarjeta Red Bus sirve para todas las líneas de estos conglomerados e incluso los trolebuses.

Hay que ubicar las paradas respectivas, no todas las líneas comparten las mismas paradas, si te sirve la línea 20, por dar un ejemplo, no puedes esperar dicha línea donde opera el 21 y el 23. Cada parada está identificada con un cartel, que indica las líneas que paran en dicho lugar, y denominada por nombre de la calle y altura de numeración correspondiente.

En base a mi experiencia, hospedándome en el Holiday Inn, ir al centro demora 40 a 45 minutos, es uno de los hoteles que más alejado del centro está, pero con la ventaja de estar cerca del aeropuerto. La parada de colectivos que a mí me sirvió para ir brevemente al centro, está localizada en la parte de atrás del hotel (Roberto Cayol 3407) viaje desde ahí hasta la parada frente a Patio Olmos por la módica tarifa de 15,83 pesos.

colectivo

Posteriormente, luego del fallido intento de dejar el saludo correspondiente, hice un mini tour exprés, que se puede visualizar en otra de las notas, y tras esto caminé hasta una de las paradas reglamentarias a aguardar nuevamente mi colectivo de retorno, replicando la tarifa.

Mi experiencia en el Hotel Holiday Inn de Córdoba

Por Ricardo Cibils

El Holiday Inn es ideal para ejecutivos, como para turistas con más altos estándares, para distenderse en un ambiente excepcional y poder realizar así sus negocios.

Gracias a la cámara de turismo local, y su alianza estratégica con este hotel, pude disfrutar de 3 noches de alojamiento y desayuno incluido sin costo alguno. Como el primer día llegué pasadas las 12 gracias a Fabiana Ficoselli que me trasladó desde el aeropuerto hasta el Holiday Inn, y terminando de ubicar mis pertenencias en mi respectiva habitación, pude disfrutar de un tremendo menú, sugerencia del propio cheff con una bebida sin alcohol a elección, que consistió de lomo vacuno con puré de zanahoria y verduras salteadas. ¡Bon apetit!

IMG_3875

IMG_3871

Hablar del Holiday Inn es hablar de reconocimiento a nivel global. De origen estadounidense, forma parte del InterContinental Hotel Groups (IHG) que tiene en su historial a 5.000 hoteles distribuidos en casi 100 países, es garantía asegurada de que el hospedaje es completamente disfrutable. Son minuciosos en cada uno de los detalles.

Mi habitación en particular ha sido la número 240, una oda a lo excelentemente equipada que se encuentra. Ingreso y lo primero que diviso es un placard sencillamente inmenso, para acomodar algún que otro saco, camisas, etcétera. También, tenía una tabla de planchar a mi disposición, con su correspondiente plancha –lógicamente- ubicada en el compartimiento del lado izquierdo. En frente al placard, el baño, reluce desde que uno ingresa, con sus pisos brillantes, sus bases de mármol, la bañera y la ducha tipo teléfono.

Image

Avanzando unos pequeños pasos, me encuentro con mi cama. Difícilmente encuentre una cama mejor que esta, amplia, cómoda, bien fresca, sábanas y cubrecamas de envidiable calidad, agradables al tacto. Hice la prueba de fuego: puse el termostato a 10 grados Celsius a máxima potencia, y puedo decir que el frío prácticamente era impenetrable, salvo que me haya destapado.

Image-2

IMG_4527

Una tele de 21 pulgadas, sin necesidad de ser invasiva, ubicada en el medio mismo frente a la cama, junto al mueble donde en la parte inferior se encuentra el minibar y una máquina para preparar un café expreso si así lo desea, y en la parte superior cajones para poder dejar llaves, candados del equipaje, y demás artículos propios.

Image-1

A ambos lados de mi cama, también poseía mesas, con cajones y el espacio inferior libre y abierto, pero partido por la mitad como para dejar el neceser a mano, por ejemplo. También, un sofá extremadamente suave hay a disposición. En frente a esto, una silla con escritorio, donde uno puede sentarse a escribir o conectar su notebook y trabajar desde su habitación. Personalmente no fue mi caso, ya que todo lo que recababa por escrito, lo traspasaba a limpio gracias al Business Center del hotel, el cual te permite acceder a internet sin cargo alguno, como así también te permite realizar fotocopias, impresiones en blanco y negro, e impresiones a color. Los precios de las fotocopias e impresiones son: $ 2, $ 2, y $ 20, respectivamente. Precios en moneda local, es decir, pesos argentinos.

IMG_4531

IMG_4523

El desayuno es considerado como la comida más importante del día, y Holiday Inn esto lo sabe a rajatabla. Tienen todo lo que uno pueda imaginarse: huevos revueltos, salchichas bañadas, croissants, medialunas, panes blancos e integrales (con 4 tostadoras en frente si uno desea darle un toque de calor), tarta de manzana, brownies, kiwi, uvas, manzanas, plátanos, y muchas cosas más.

IMG_3974

El huésped puede además usar el gimnasio, sauna, y la piscina; la piscina es inmensa, y el contraste que le da el edificio del hotel para un retrato es paradisiaco, el gimnasio tiene máquinas para caminar, realizar spinning, trabajar pectorales, abdomen y espalda. El sauna prácticamente se encuentra vacío la mayoría de las veces, pero recomiendo que se llame unos 15 minutos antes, y solicitar que se encienda para que el calor sea pleno.

Al lado, el hotel cuenta con un Centro de Convenciones espléndido, que estuvo muy movimentado en los días que me hospedé, ya que han habido muchas cumbres, y muchos destaques a los empresarios considerando que lentamente el año va acabando, y los objetivos ya en su mayoría han sido cumplidos.

IMG_4536

También, me permití hacer uso de la lavandería del Holiday Inn, para lo cual, se solicita llamando a un teléfono interno completamente visible entre los teléfonos de uso frecuente de la línea fija que cada cuarto tiene. Para entregar la ropa sucia, te dejan ubicado dentro del placard una bolsa que indica que es de lavandería, con la factura al lado indicando el detalle de los servicios. No pasaron 2 minutos desde que llamé, y ya golpeó a mi puerta uno de los tantos personales que trabaja en dicha área. Le hice entrega de la bolsa, y le solicité solamente el lavado de unas prendas, no fue influyente el planchado considerando mi siempre ceremoniosa ubicación de mi vestimenta dentro del equipaje.

IMG_4532

En base a esta lectura, creo que puedo resumir al Holiday Inn de Córdoba en una sola palabra: Descomunal. Mención aparte a cada uno de los trabajadores, desde los que te atienden con una sonrisa en la recepción, los que toman tu pedido en el restaurante, y el staff de limpieza, cada uno está dispuesto a ayudar aunque sean solicitudes absurdas la que uno puede consultar. Les agradezco a cada uno de ellos, porque independientemente de lo bello que puede ser estructuralmente hablando, y de lo deliciosa que puede ser la comida, el factor humano es fundamental para calificar un hospedaje como perfecto.

Agradecimientos

* María Emilia Anzil y Guadalupe García Palacio – Cámara de Turismo de la Provincia de Córdoba

* Holiday Inn Hotel, y su respectivo staff, divididos en los 3 turnos cubriendo todos los sectores

¡Volando desde ASU a Córdoba con Air Europa!

Por Ricardo Cibils

Acompáñame a leer el detalle tras detalle acontecidos en el vuelo.

La historia de cómo conseguí esta invitación se resume al siguiente acontecimiento: en julio, durante el marco de promoción de la ciudad y la provincia, fui invitado a un workshop que se realizó en la ciudad de Asunción, y habiendo dejado mis datos para el sorteo, salí adjudicado de un voucher con hospedaje, city tour, y excursión de jornada completa a las serranías de la zona. El pasaje fue proveído gentilmente por nuestros amigos de la aerolínea española, que además de devolvernos la conectividad directa con el viejo continente, también hizo lo propio con la ciudad argentina de Córdoba, ofreciéndonos otra vía de acceso a la República Argentina.

Por tanto, luego de las gestiones realizadas, y confirmándose todos los puntos previamente expresados, decidí viajar entre el 27 de noviembre y el 30 del presente mes. Para movilizarme desde mi domicilio hasta el aeropuerto internacional Silvio Pettirossi, requerí de los servicios de un amigo mío, que accedió gustoso y gracias a él llegué la terminal aérea a las 8:40; bastante tarde si consideramos el horario que estima el número de vuelo UX23, lo que aconteció fue que en Madrid hubo demoras por tráfico, lo cual es entendible y puede pasar en cualquier aeropuerto del mundo, incluyéndonos.

Aún así, estuve con tiempo de sobra, y al fin y al cabo la demora no fue nada porque solamente aterrizamos 30 minutos más tarde de la hora prevista. Lo primero que hice lógicamente fue el check-in en el mostrador, atendido con gran alegría por los trabajadores, desde el filtro de seguridad, hasta el counter cuando me entregaron mi boarding pass.

Posteriormente, salí del edificio con mi amigo para hacer pasar los minutos, y en eso pudimos compartir una charla con la siempre amable Alejandra Noceda de Relaciones Públicas de la Dinac. Tras despedirme de ambos, me dispuse a pasar los controles de seguridad, los que atravesé sin ningún contratiempo y en total soledad, misma situación se replicó en migraciones cuando era la única persona presente realizando mi salida legal del país.

Como sabemos, el vuelo se origina en Madrid, los pasajeros que embarcaron desde Barajas y tienen como destino final Córdoba reciben una tarjeta que posibilita el reembarque, vi a muchas personas en esta situación, fui uno de los pocos con origen desde Asunción.

Accedemos al avión y somos cordialmente recibidos por la tripulación, solicitan pasaporte y boarding pass y nos indican el pasillo a seguir para ubicar el asiento, que en mi caso fue asignado el 25A.

ec-jqg-air-europa-airbus-a330-202_PlanespottersNet_760140

El avión responsable de la operación del lunes 27 es el matriculado como EC-JQG, que en sus 11,7 años de existencia solamente ha operado para Air Europa, realizando su primer vuelo en marzo del 2006. Antes de ser asignada la matrícula española, poseía la francesa F-WXYG asignada durante el periodo de fabricación y pruebas.

DSC02309[1]

DSC02311[1]

Ubiqué mi maleta de mano en el compartimieto superior, y mi mochila bajo el asiento delantero. Incluso con la mochila, el pitch es demasiado, luego hice la prueba apartando la mochila para sentir el espacio entre filas. Embarque rápido y ordenado, y el comandante a cargo nos brindó una cálida bienvenida. Todo esto siendo las 10 de la mañana, puntualmente.

DSC02293[1]

A la par, en cada PTV que todos los asientos del Airbus A330-200 poseen, pasaban el vídeo de demostración de seguridad, acompañado con las indicaciones y las directrices de la tripulación, principalmente en el apartado donde se indica la cantidad de salidas de emergencia disponibles, y la ubicación de las mismas.

DSC02295[1]

Fuimos autorizados por la dependencia de superficie, a carretear desde la manga número 2, con rumbo a la cabecera 20, atendiendo al viento calmo que reinaba durante la mañana, por lo cual, fue dicha cabecera la indicada por la dependencia al comandante y primer oficial del cockpit.

Carreteamos hasta Delta (D), y brevemente hicimos espera. Un Cessna Grand Caravan estaba aterrizando, no sé si estaba practicando alguna clase de maniobra, pero me sorprendió lo alto que estaba pasando Delta, aterrizó recién en Charlie, y una vez con tráfico a la vista, el “Air Europa 023” como es su indicativo de llamada, continuó rodaje hasta punto de espera, realizando ahí sus pruebas finales previas al despegue.

DSC02298[1]

Se comunicó con torre, autorizando el ingreso y despegue sin demora, y dio full de potencia a los poderosos motores General Electric CF6-80E1A3, carrera suave y continuada, levantando vuelo antes de Charlie (para los que no saben cuál salida corresponde a C, es aproximadamente la mitad de la pista).

Ascendimos a 2000 pies por minuto (fpm), nivelándonos en 40.000 pies (FL400) pasando Formosa. Como despegamos por la 20 desde Asunción, el comandante automáticamente realizó un viraje por derecha, sobrevolando el Río Paraguay, volándolo en paralelo rumbo a Resistencia/Corrientes, y seguidamente, directo para Córdoba. Mientras ascendíamos, indagué la cartilla de seguridad del avión, el manual de entretenimiento a bordo, la revista con los productos libres de impuestos, retraté todo esto en imágenes, hasta lo que uno siempre desea no usar en lo absoluto: la bolsa de náuseas.

DSC02304[1]

Air Europa es una de las pioneras en contar con Wi-Fi a bordo. Este Airbus no fue la excepción con tres tipos de tarifas: Básica, Popular, y Premium. Seleccioné la Popular, y no me puedo quejar, pude mandar notas de voz por WhatsApp, fotos constantemente (sirvió para realizar un mini flight report en vivo), estar avisando a mis padres del desarrollo del vuelo para que se encuentren tranquilos, y ni siquiera consumí la totalidad de los MB (me otorgaron 60 con la tarifa Popular). Al instante de seleccionar mi tarjeta de crédito como medio de pago e introducir la correspondiente información, llegó un email que confirmaba la compra.

DSC02312[1]

Tras 30 minutos en vuelo, el comandante anunció que la tripulación pasaría a ofrecer el servicio de snack a bordo, que para la duración del vuelo, no está para nada mal, pues ofrecieron un vaso de bebida sin alcohol (elegí jugo de naranja), junto a una medialuna de jamón y queso, más un alfajor de postre. Bastante rico y muy consistente, había desayunado en casa, pero igual fue un bálsamo de felicidad el snack ofrecido.

Seguidamente, me facilitaron la declaración de Aduanas para el ingreso a Argentina, lo que completé con mis datos personales, y principalmente, para evitar cualquier tipo de duda e inconveniente, la información de mi teléfono celular. A tener en cuenta: No es solamente saber la marca del móvil, ni su modelo, también hay que introducir el número de serie propio de cada aparato. Imaginen si hay alguien que viaja con más de uno, igual los tendría que declarar.

DSC02320[1]

DSC02321[1]

Minutos más tarde, pasaron a ofrecer los productos de Duty Free, después de tantos vuelos y tantas lecturas a esas revistas, caí en la tentación, y, a modo de cariño personal, compré una maqueta del Airbus A330 (por ser el avión en que estaba volando, y por ser enamorado del fabricante europeo), y un tag de silicona con la marca Air Europa.

DSC02305[1]

Breve rato después, siento que la potencia de los motores baja notablemente (el oído aeronáutico muy bien afinado), con el speech de fondo del comandante, indicando que empezaban el descenso de aproximación para el aeropuerto de la localidad cordobesa. Creo que es la primera vez que me toca sentir un descenso tan largo considerando la altitud a la cual volábamos, claro que mientras más duraba más feliz era.

DSC02320[1]

Hasta el descenso, el cielo se encontraba en su más puro estado CAVOK (Celling and visibility OK, traducido como techo y visibilidad en buenas condiciones), el descenso fue algo turbulento, con dos capas de nubes durante la transición, para que luego aterricemos en el Aeropuerto Internacional Ingeniero Ambrosio Taravella, recibiéndonos Córdoba Capital con 23 grados de temperatura y un viento sur que era capaz de ponerte los pelos de punta. El comandante hizo el aterrizaje más suave que sentí en mi vida desde que tengo noción.

DSC02327[1]

DSC02349[1]

Desembarqué casi al último, y desde la manga hasta Migraciones no dejé de admirar la estructura edilicia del aeropuerto cordobés, que es simplemente hermoso, coqueto, bien iluminado y bien organizado. Lo único malo es que de los 10 boxes posibles para control migratorio, sólo 4 personas estaban operando.

Así llegué a Córdoba, serán publicadas distintas notas en alusión a la ciudad, al transporte público, excursiones. Te invito a que sigas al pendiente de las publicaciones de Aeronáutica Paraguay.

Agradecimientos

–          Olavi Linkola – Gerente General de Air Europa para Paraguay y Bolivia

–          Marta Ruiz – Gerente Comercial de Air Europa en Paraguay

–          Air Europa y su base en Palma de Mallorca (PMI)

–          Guadalupe García Palacio – Cámara de Turismo de la Provincia de Córdoba

–          María Emilia Anzil  – Cámara de Turismo de la Provincia de Córdoba

 

Back home: De Barcelona a Asunción vía Guarulhos

Por Ricardo Cibils

Días previos a mi salida, me pongo en contacto con Eugenia Encina (mi agente de viajes), ya que observé que en el tramo GRU-ASU no tenía un asiento fijo asignado. Buscó por mi número de reserva, y me dijo que la única ventanilla disponible (atendiendo a mi requerimiento) era la 40L, la última fila del B767. De todos modos, me asignó ese asiento, pero me recomendó no hacer web check-in, y aguardar al día del vuelo para que pueda consultar en el mostrador de facturación de equipajes, si hay disponibilidad de un mejor asiento (siempre ocurren cambios por decisiones de los pasajeros, o por desistir en ciertos casos). Por obra y gracia divina, el 23L se encontraba disponible, por tanto, elegí ese asiento sin más dudarlo, y de Barcelona a Sao Paulo en el 25L como en los 2 trayectos de ida.

Nuevamente me traslado al aeropuerto en los buses de la AMB, sorprendido por el nivel y la calidad de los servicios otorgados, esta vez con un bulto más grande (mi equipaje a despachar), considerando que los vuelos internos y viajes en tren nada más los hacía con mi equipaje de mano y mochila al hombro. Me presento a las 19 horas, y soy atendido inmediatamente en el counter, antes realicé el embalaje de mi equipaje por 10€ dentro de la Terminal 1, para luego dejarlo en manos de la aerolínea. Se procedió al etiquetado respectivo, como así la dama quien me atendió en el mostrador verificó los detalles de mi reserva y observó minuciosamente mi pasaporte.

Superado esto, me dirijo por última vez a los controles del aeropuerto catalán, y al pasarlos, son imponentes las pantallas con información de los vuelos, da gusto detener la marcha para admirar la cantidad de vuelos y de aerolíneas (y eso que era la franja nocturna, no hablemos de lo que es entre la mañana y la tarde). Verifico, como en la tarjeta de embarque indica, que mi vuelo JJ8015 se dará por la puerta del bloque D, número 13. Admiro por los majestuosos ventanales que permiten observar el exterior, el incesante tráfico en Barcelona. Como es lógico, Vueling tiene las de ganar por ser BCN su respectivo hub, pero no es nada despreciable la presencia de Easyjet, Iberia, Ryanair, entre otras exóticas aerolíneas.

A las 20:55 comienza el embarque al B767 de LATAM Airlines, esta vez, me toca el PT-MSZ, con el colorido y distinguido livery en alusión a “Walt Disney World”, que incluso ha llegado a operar en Asunción (ver cobertura de Aeronáutica Paraguay), con una antigüedad al momento de 3,5 años, antiguamente pertenecía a LAN Airlines. La tripulación como siempre muy correcta, muy predispuesta, muy amable y noble, habían muchos pasajeros que tenían problemas ubicando sus equipajes de mano en el compartimiento superior, sin ningún inconveniente la tripulación se acercaba a los pasajeros en apuro, y ubicaba en los compartimientos aledaños sin más preámbulo. Es más, llegué a ver rostros conocidos durante el vuelo, y principalmente uno de los tripulantes con quien pude conversar muy distendidamente.

29818124812_a712c87eff_o

A las 21:50 empieza el push-back, con el divertido instructivo de seguridad en forma de caricaturas, tanto en portugués como en inglés, había una chica de nacionalidad argentina, pero tenía asignado el 26L, aunque por necesidad, otra pasajera fue reubicada por una de las tripulantes en dicho lugar, antes que ocurra un altercado (porque la discusión ya iba subiendo de tono), le digo que se siente a mi lado, y que se relaje, después indagando un poco más, me comenta que tiene una conexión casi inmediata (solo 2 horas de espera) con destino a Aeroparque (muchísima gente haciendo el tramo BCN-GRU-AEP, y viceversa).

Siendo las 22:15 nos posicionamos sobre el umbral de pista, y recibido el visto bueno por la torre de control, el Boeing imponente levanta su vuelo, ascendiendo constantemente sobre el mar, hasta que en un momento ingresamos al continente, con rumbo a la vertical de Lisboa para luego cruzar el inmenso Océano Atlántico e ingresar a Sudamérica, y más específicamente a Brasil, por la zona de Fortaleza.

Pasada una hora desde el despegue, se inicia el servicio de cena, nuevamente con dos opciones a elegir, esta vez, me tentó la carne con guarnición de papas, con una ensalada y torta de postre. Para beber, una copa de vino blanco con un jugo de naranja. Acá, no sé si es por mera apreciación mía, pero sentí más consistente y voluminoso el servicio a bordo en el tramo Sao Paulo – Barcelona, que en el sentido inverso. Sin desmeritar que la comida tenía buen gusto, pero me pareció un poco menor. No es gravitante, considerando que tras la cena, y para dormir bien, fui al galley trasero, me quedé ahí por 15 minutos, y solicité una cerveza española para disfrutarla y dormir relajado.

29305735193_3e6a29a001_o

Funcionó, 2 horas antes de Guarulhos me despierto, por lo que indago un poco en las PTV, viendo que la gama era exactamente lo mismo que a la ida. Genial, pero ya que me tocó vivirla, es como que quedé con ganas de más. Una recomendación: hagan sus pedidos, tanto de música como de vídeos, para tener mayor variedad.

Faltando hora y media para el aterrizaje, sirven el servicio de desayuno, que consta de una masa rellena con jamón y queso, yogurt griego (aún tenía algo de aire europeo en pleno vuelo), que complementé con un café negro, y otro jugo de naranja. Sentí frío desde que me desperté hasta que aterrizamos, conste que estaba tapado hasta el cuello y estaba vestido con un saco.

29849133051_9f2aa4f959_o.jpg

Cuando levantaron todas las bandejas, y todos los carritos fueron ubicados en el fondo, y asegurados, me dirijo al baño para cepillarme los dientes, minutos después, comienza la aproximación a Sao Paulo. Como dirían varios colegas, típico que en la capital paulista, hay neblina, lluvia, y frío, y fue tal cual. La turbulencia reinante en la aproximación me hizo bailar, mi procesión desde el baño al 25L fue toda una odisea, tuve que llegar afirmándome de cada uno de los asientos a mi paso, igual estaba fascinado por lo que estaba sintiendo.

Tocamos suelo brasilero a las 04:20 hora local, y desembarcamos sin ningún problema, previo al aterrizaje, nuevamente facilitan mediante vídeo información sobre cómo realizar las conexiones en Guarulhos. Lo primero que hago al desembarcar, es buscar un baño donde pueda entrar y cambiarme la camisa con la que venía para ponerme una limpia (soy algo mañoso con la cuestión de la vestimenta y su uso). Paso nuevamente por el control preventivo que se realiza a los pasajeros en conexión, siendo aprobado por cada uno de los policías quienes estaban a cargo durante ese turno.

Como tenía tanto tiempo de espera, me dispongo a recorrer GRU en toda su longitud, hasta que veo un Starbucks y caí en la tentación, volví a desayunar en el aeropuerto, pero bien que fue un golpe vitamínico que lo necesitaba para el momento. Guarulhos también destaca por sus ventanales con vistas al exterior, creo que en 4 horas de espera, vi el equivalente a todo el movimiento que podemos tener en nuestra principal terminal aérea en un semestre. LATAM Airlines con sus dos nuevos baluartes (B787 para LAN, A350 para TAM), United Airlines, Alitalia, Swiss, American Airlines, Avianca Colombia, Avianca Brasil, Gol, Lufthansa, y muchas otras aerolíneas, diversidad de liveries, como de tipos de aviones.

29638516220_b40ef7b1b6_o

29818047712_ab852a27ab_o

29932206575_eb030bd9fa_o

29932191935_c05712b27f_o

29305087874_c4b18a3dbe_o

29818010172_3e92395216_o

29305051134_e206a9829d_o

29932114145_5c00dd9ecb_o

Llegan las 07:50, y somos cordialmente invitados a realizar el embarque pertinente al vuelo JJ8140, con destino a Asunción. Embarco, y fue la única vez, donde vi personal de LATAM muy alterado queriendo agilizar el proceso de embarque, te invitaban a los gritos a pasar, cuando creo yo, debiese ser más cordial el trato.

Igualmente, cuando me toca ser atendido, lo hacen muy bien y muy correctamente, sin ser muy “mecanizados”, más bien muy humanos, bajo la extensa manga de las que en GRU caracterizan, hasta llegar a la puerta de avión, recibido una vez más con el cordial “bom dia” de parte de la tripulación, solo uno hablaba algo de español entre los integrantes.

Me ubico en el 23L, que fue el resultado de mi “pecheo” en el mostrador de LATAM Airlines en Barcelona, y me dispongo a relajarme y a disfrutar a plenitud el último vuelo de esta sucesión que tuve en mis 43 días, push-back normal con el mismo proceder de los vuelos anteriores, y en el carreteo pasamos por las distintas áreas terminales con las que cuenta el aeropuerto, pude reencontrarme con el B767 que me trajo desde BCN (PT-MSZ), esta vez, estaba a bordo del PT-MSO con 4 años de antigüedad.

29849055481_2b1ee5897e_o

29848988211_7ee12bdc2f_o

Despegamos bajo la leve llovizna que cubría la capital paulista, ascendimos hasta 35.000 pies (FL350) con una espectacular transición entre las capas nubosas hasta sobrepasarlas, esto fue netamente en territorio brasileño, ya en cielos paraguayos, las nubes eran escasas, casi nulas, se podía ver perfectamente el suelo, sin ninguna dificultad.

29305017304_15e4608117_o

En este vuelo pude apreciar la popular fumigación a bordo, la cual antes de hacerla, se notifica mediante un speech corto y conciso, asegurando que el rociamiento del producto es por disposición aeronáutica local, y que dicho producto no pone en riesgo la salud de los pasajeros. Luego, se sirvió un desayuno tipo snack por la proporción, que consistió en una torta de naranja con chispitas encima, y de beber, lo que fue habitual para mí en cada vuelo (creo que ya ni es necesario repetirlo).

29817931492_544096ce54_o-1

Descendimos sin ninguna turbulencia, nos alineamos a la cabecera 02, pasando previamente por San Lorenzo, Fernando de la Mora, y el área de Ñu Guasu como antesala a nuestra llegada. Tocamos pista a las 09:20, llegando al fin de esta hermosa experiencia que me tocó vivirla, y ahora, narrarla para ustedes

Evaluaciones en ambos tramos

  • Puntualidad: 9/10 (BCN-GRU) 10/10 (GRU-ASU)
  • Amabilidad: 10/10
  • Servicio a bordo: 10/10
  • Entretenimiento: 7/10 (creía que el entretenimiento mes a mes se renovaría)

Muchas gracias a todos por su tiempo en la lectura, espero haya podido transmitir mis experiencias personales para el deleite de cada uno de ustedes, transportándolos al lugar de los hechos.

¡Buenos vuelos, y buenos vientos!

« Entradas Anteriores