Archivos en la Categoría: Espacio

Boeing propone módulo de aterrizaje humano de la NASA

Boeing presentó una propuesta a la NASA para un Sistema Integrado de Lanzamiento Humano (HLS) diseñado para llevar de forma segura a los astronautas a la superficie de la luna y devolverlos a la órbita lunar como parte del programa de exploración espacial Artemis.

La propuesta de la compañía exige entregar el elemento de ascenso y de descenso del módulo de aterrizaje a la órbita lunar en un lanzamiento de cohete para garantizar que esté diseñado para la máxima capacidad y seguridad de la tripulación. Este enfoque reduce la complejidad y el riesgo de enviar múltiples segmentos a la órbita en lanzamientos diversos, lo que permite un aterrizaje en la superficie lunar tripulado con solo cinco eventos de misión crítica en lugar de los 11 o más requeridos por estrategias alternativas. El módulo de aterrizaje integrado de Boeing también puede transportarse desde la órbita lunar a la superficie sin una etapa de transferencia adicional o “remolque espacial”, lo que reduce aún más los lanzamientos y simplifica los pasos para un aterrizaje exitoso.

“Usando la capacidad de elevación del Bloque 1B del Sistema de Lanzamiento Espacial (SLS) de la NASA, hemos desarrollado un enfoque de ‘Pasos hacia la Luna’ que minimiza la complejidad de la misión, al tiempo que ofrece el camino más seguro y directo a la superficie lunar”, dijo Jim Chilton, vicepresidente senior de Space and Launch para Boeing Defence, Space & Security.

El diseño de Boeing se basa en la columna vertebral de exploración de la NASA, el cohete SLS actualmente en producción en las instalaciones de la Asamblea Michoud (MAF) de la NASA. El SLS tiene una capacidad de elevación sin igual sobre componentes de vuelo probados. Este enfoque acorta el tiempo de desarrollo y reduce el riesgo, lo que permite a la NASA aterrizar de manera segura en la superficie de la luna para 2024.

El diseño flexible del módulo de aterrizaje allana el camino más rápido a los vuelos lunares al tiempo que proporciona una plataforma robusta que puede realizar la gama completa de misiones de exploración de la NASA. Se puede acoplar con el orbitador lunar Gateway o directamente con el Orion de la NASA para eliminar la necesidad de una nave espacial adicional, ambas a tiempo para cumplir con el mandato 2024.

El diseño incluye innovaciones en sus motores, compuestos y sistemas automatizados de aterrizaje. Las tecnologías clave se basan en la nave espacial Boeing CST-100 Starliner, que se demostrará por completo durante su próxima Prueba de Vuelo Orbital a la Estación Espacial Internacional en diciembre de 2019.

Boeing se asoció con el Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA, el Centro Espacial Johnson y el Centro Espacial Kennedy y colaborará estrechamente con la NASA para integrar, certificar y operar este innovador HLS. La compañía también proporcionará los recursos críticos y el conocimiento de la industria necesarios para garantizar la entrega a tiempo en apoyo de un aterrizaje lunar de 2024. Ya sea que sirva en el espacio de la misión 2024 o 2025 de la NASA, el enfoque de Boeing maximiza el retorno de las inversiones de la agencia en programas anteriores y en curso para permitir el camino más simple y, por lo tanto, de mayor probabilidad de regreso a la superficie lunar.

Boeing construye cohetes para las misiones Artemis de la NASA

La NASA y Boeing han iniciado un contrato para la producción de 10 sistemas centrales de lanzamiento espacial y hasta ocho etapas superiores de exploración para apoyar las misiones del programa Artemis.

SLS es el cohete de exploración del espacio profundo de la NASA que lanzará astronautas en el vehículo tripulado Orion de 27 toneladas métricas más carga, desde la Tierra hasta la luna y, finalmente, a Marte. Boeing es el contratista principal para la sección central del cohete, la aviónica y modificaciones. El cohete está diseñado para exploraciones más allá de la luna.

“Apreciamos enormemente la confianza que la NASA ha depositado en Boeing para entregar este cohete espacial y su respaldo al enfoque de nuestro equipo para cumplir con este desafío tecnológico y de fabricación sin precedentes en apoyo del programa Artemis de la NASA”, dijo Jim Chilton, vicepresidente senior de Boeing’s Space.

“Junto con una red nacional de proveedores comprometidos, entregaremos la primera etapa a la NASA este año para el Artemis I”, agregó Chilton. “Este equipo ya está implementando lecciones aprendidas y prácticas innovadoras de la primera construcción para producir un segundo núcleo más eficiente que el primero. Estamos comprometidos con la mejora continua a medida que se ejecuta este nuevo contrato”.

Boeing diseñó, desarrolló, probó y la primera parte de SLS bajo un contrato original con la NASA, incluida la renovación del área de fabricación de la compañía en el Centro de Ensamblaje Michoud (MAF) en Nueva Orleans, la construcción de versiones de prueba de las estructuras SLS y un diseño más eficiente, herramientas modernas, todo respetando estrictos estándares de seguridad y calidad para vuelos espaciales humanos. La segunda etapa central produce simultáneamente en MAF.

El año pasado, Boeing entregó la primera parte, el Sistema de propulsión criogénica provisional, construido por United Launch Alliance en Decatur, Alabama, para la versión Block 1 del vehículo evolutivo. El diseño más poderoso del Exploration Upper Stage para la versión Block 1B está en desarrollo, mientras que la instalación de MAF está en preparación.

SLS es el único cohete que puede transportar el Orion y la carga necesaria más allá de la órbita terrestre en una sola misión, por lo que posee una capacidad crítica para el programa Artemis del espacio exterior de la NASA.

“Boeing ha implementado tecnologías de fabricación avanzadas para el diseño, prueba y producción de las etapas centrales, lo que hará que tanto la producción de la etapa central como el desarrollo de la etapa superior sean más rápidos, más eficientes y más seguros”, dijo John Shannon, vicepresidente de Boeing y director del programa Space Launch System. “La naturaleza evolutiva del cohete nos permitirá incorporar nuevos avances en materiales y tecnologías de producción a medida que avanzamos hacia la luna y hacia Marte”.

Boeing invierte 20 millones de dólares en Virgin Galactic

Boeing está invirtiendo 20 millones de dólares en Virgin Galactic, la compañía de vuelos espaciales del Grupo Virgin propiedad del magnate británico Richard Branson. Ambas trabajarán juntas para transformar tecnologías y ampliar el acceso al espacio.

“La inversión estratégica de Boeing facilita nuestro esfuerzo para impulsar la comercialización del espacio y ampliar el acceso de los consumidores a nuevas formas de transporte seguras, eficientes y ambientalmente responsables”, dijo Brian Schettler, director gerente senior de Boeing HorizonX Ventures. “Nuestro trabajo con Virgin Galactic y otros, ayudará a desbloquear el futuro de los viajes espaciales y la movilidad de alta velocidad”.

Hasta la fecha, Virgin Galactic ha invertido 1 billón de dólares de capital para construir sistemas de vuelos espaciales humanos reutilizables diseñados para permitir que muchas más personas experimenten y utilicen el espacio. En julio, la firma anunció su intención de convertirse en una entidad que cotiza en bolsa a través de una combinación de negocios con Social Capital Hedosophia Holdings Corp. La inversión de Boeing será a cambio de nuevas acciones en Virgin Galactic y, por lo tanto, esto depende del cierre de la transacción, que se espera ocurra en el cuarto trimestre de 2019.

Esta inversión reúne a dos empresas con amplia experiencia en la industria espacial. Virgin Galactic es pionera en vuelos comerciales espaciales y la primera y única compañía que ha puesto humanos en el espacio en un vehículo construido para servicio comercial, después de haber volado una nave de pasajeros Mach 3. A través de sus capacidades de fabricación y desarrollo, Virgin Galactic puede diseñar, probar y operar una flota de vehículos aeroespaciales avanzados. Boeing tiene experiencia transportando personas a órbita y construyendo y grandes estructuras en ese entorno desafiante. Como parte de cada programa espacial tripulado de EE.UU., Boeing es el principal contratista de la NASA para la Estación Espacial Internacional (ISS) y está preparando la nueva cápsula espacial Starliner reutilizable para su lanzamiento a la ISS.

“Este es el comienzo de una importante colaboración para el futuro de los viajes aéreos y espaciales, que son los próximos pasos naturales para nuestro programa de vuelos espaciales para seres humanos”, dijo Sir Richard Branson, fundador de Virgin Galactic. “Virgin Galactic y Boeing comparten una visión de abrir el acceso al mundo y al espacio, a más personas, de manera segura y ambientalmente responsable”.

La presidenta y directora ejecutiva de Boeing Defence, Space & Security, Leanne Caret, dijo que “la experiencia única de nuestras compañías se extiende desde puntos de todo el mundo hasta los confines más profundos del espacio. Juntos cambiaremos la forma en que las personas viajan en la Tierra, y entre las estrellas, por generaciones por venir”.

George Whitesides, CEO de Virgin Galactic, señaló: “estamos entusiasmados de asociarnos con Boeing para desarrollar algo que realmente pueda cambiar la forma en que las personas se mueven alrededor del planeta y se conectan entre sí. Como empresa de Virgin, nuestro enfoque estará en la experiencia incomparable para el cliente, con responsabilidad ambiental en primer plano”.

En el futuro se compartirá información adicional sobre proyectos específicos a ser perseguidos.

El pionero paraguayo que podría pisar la luna

Mesero, luego albañil, a un candidato para la próxima misión de la NASA. Estamos hablando del Teniente de la Marina de los Estados Unidos, ingeniero medioambiental y aeroespacial en la National Aeronautics and Space Administration, Hernando Gauto.

Luego de declarar que siempre tuvo una pasión por el deporte, de compartir con los amigos en una ronda de tereré, compartir con la familia y hasta un día había jugado para el Club Olimpia, fue resaltando las etapas de vida que tuvo que pasar para haber llegado donde está situado. Hernando comenta que no fue nada fácil, pero con esfuerzo, estudio y dedicación, se puede conquistar el mundo.

“Es un sueño realizable después de un tiempo. Nací en Asunción, en Barrio Jara, ahora estoy en el extranjero, viajando más, no porque soy diferente o tengo una capacidad especial o soy increíble, (…) sino que es porque tuve el amor y la esperanza desde chico, la educación que mis padres me dieron. Nunca me limitaron en mis sueños”, dijo en la III Conferencia Espacial del Paraguay.

El candidato a pisa la luna, comenta que ingresó a la Universidad, pero que debía trabajar a la vez, fue concursando para varios puestos de trabajos para continuar sus estudios. Empacó sus maletas con destino a New York, donde tomó un rumbo diferente, estudiando las carreras de Ingeniería ambiental y aeroespacial.

Hernando, fue hasta nada mas y nada menos que la NASA para dejar su Currículum, donde un año después lo llaman para informarle que un puesto de trabajo era suyo, fue ahí donde las esperanzas suyas y las de todos sus allegados se encontraron presentes.

“Me dijeron que aceptaron porque tenía la capacidad, la pasión. Me quede sin palabras. Todos estaban sorprendidos de lo que había logrado” expresó el compatriota.

El Tte. desearía volver a su país para incentivar a muchos jóvenes que hoy en día aún no están despiertos y no saben la riqueza que posee este país.

“Si pudiéramos invertir con esa capacidad, Paraguay será un país muy rico”

Hoy día es una realidad que un paraguayo, pionero para este país, sea candidato a pisar nuestro mayor satélite natural que tenemos en el mundo.

Nuevos satélites Boeing 702X ofrecen flexibilidad para múltiples misiones

Boeing presentó su familia de satélites 702X definidos por software, destacando una variante de 1.900 kg para órbita geosíncrona. La tecnología 702X permite a los operadores adaptarse a las condiciones cambiantes del mercado mediante la asignación dinámica de ancho de banda.

El 702X se basa en el éxito de Boeing con los satélites de la serie 702. La plataforma 702X incorpora un diseño maduro, con una versión de órbita terrestre media ya en producción. Los procesos de fabricación avanzados reducen drásticamente el costo y el riesgo de programación al tiempo que permiten que el 702X se entregue a los clientes dentro de tres años.

Los satélites 702X permitirán a los operadores distribuir capacidad a una variedad de usuarios finales, conectando negocios, barcos, aeronaves, vehículos autónomos y usuarios de internet de banda ancha en todo el mundo.

“Los satélites son, y seguirán siendo, una parte integral de nuestra sociedad basada en datos”, dijo Eric Jensen, vicepresidente de ventas y marketing global de Boeing Commercial Satellites. “El 702X ofrece a nuestros clientes las herramientas necesarias para evolucionar con el mercado”.

El 702X está disponible para clientes hoy. Boeing estima que la primera variante geosincrónica 702X estará operativa a partir de 2022

Módulo ‘Vikram’ de la misión ‘Chandrayaan 2’ se estrelló contra la Luna

El módulo ‘Vikram’ de la misión ‘Chandrayaan 2’ se estrelló contra el satélite, igual que le sucedió a la sonda israelí ‘Beresheet’ cuando este país intentó ser el cuarto en llegar a la Luna.

Aunque el podio de la carrera lunar ya está copado, aún se sigue compitiendo por el cuarto puesto. Y 2019 ha sido un año especialmente interesante en esta reactivación de la carrera espacial. En enero de este año, China hizo aterrizar Chang’e 4 en la cara oculta de la Luna, convirtiéndose en el primer país del mundo en lograrlo.

En abril, Israel, con la sonda Beresheet, la primera misión de este tipo impulsada por inversores privados, intentó convertirse en el cuarto país en aterrizar una máquina sobre el satélite, por detrás de Estados Unidos, Rusia y China, pero un fallo en el motor principal del artefacto hizo que la misión acabase estrellándose. La India, alrededor de las 16.15 de hoy, hora paraguaya, también fracasó en su intento. El resultado de la misión parecía claro cuando el presidente del país, Narendra Modi, abandonó la sala de control con cara de decepción. Acabó rezando y firmando autógrafos a estudiantes.

Después de superar la fase de frenado y acercamiento al lugar de llegada, el módulo de aterrizaje Vikram tenía que afinar su velocidad para posarse con suavidad sobre la superficie del satélite. A dos kilómetros de altitud, se perdió la comunicación con la sonda. Las hipótesis ahora son muchas, pero deberán pasar horas o días hasta que se pueda realizar una evaluación sobre qué sucedió en esos minutos críticos.

El módulo de alunizaje, bautizado como Vikram en honor al padre del programa espacial indio Vikram Sarabhai, fallecido en 1971, se separó del módulo orbital de la misión Chandrayaan 2 el pasado lunes. El éxito en esa delicada maniobra ya muestra los avances del programa espacial indio, pero el siguiente paso no confirmó la capacidad del país asiático como potencia espacial.

Originalmente, esta misión se planificó de forma conjunta con Rusia, que aportaría su experiencia y su tecnología en varios aspectos clave. Sin embargo, tras el fracaso en 2011 de la misión Phobos-Grunt, que debía explorar el satélite marciano Fobos y acabó atrapado en órbita terrestre a poco más de 300 kilómetros de altitud, los rusos se retiraron del proyecto. El contratiempo supuso un retraso en el calendario inicial, pero la agencia espacial india (ISRO) siguió con su propia tecnología.

La misión Chandrayaan 2 es la continuación de la Chandrayaan 1, que llegó a la órbita lunar en 2008. Aquella sonda recogió imágenes infrarrojas, de rayos X y del espectro visible durante 312 días y realizó un mapa de la topografía lunar y de sus características químicas. En esta ocasión, Vikram debía aterrizar en una llanura cercana al polo sur de la luna, de interés científico, entre otras cosas, porque es probable que allí se pueda encontrar agua en forma de hielo. Para analizar la zona, además del módulo de aterrizaje, la misión contaba con un pequeño rover que habría debido recorrer hasta medio kilómetro por la superficie lunar. El vehículo, destrozado ahora sobre la superficie lunar, se llamaba Pragyan (sabiduría en sánscrito).

Aunque Chandrayaan 2 incorporaba diversos instrumentos científicos para estudiar la Luna, el principal objetivo consistía en probar que la agencia espacial india tenía la capacidad para completar una misión en la que una nave se pose suavemente sobre otro mundo y podía hacer funcionar un rover cargado de instrumentos científicos. Deberán probar de nuevo.

Con información de elpais.com

Satélite de Boeing traerá banda ancha asequible a África, Europa y Medio Oriente

Un satélite digital 702 construido por Boeing llamado ‘Amos-17’ proporcionará acceso a internet asequible y otros servicios de comunicaciones a regiones desatendidas de África, Europa y Medio Oriente.

El satélite lanzado ayer desde Cabo Cañaveral, Florida, alrededor de 19:00 hora local, entrará en servicio en unos meses después de las pruebas en órbita y pasará a su posición final sobre el continente africano.

Desarrollado sobre la plataforma satelital 702 de Boeing, el ‘Amos-17’ entregará servicios de televisión, internet y datos a un mercado potencial que comprende cientos de millones de personas en sus regiones de cobertura. En ‘Amos-17’ multibanda puede proporcionar un servicio continuo a clientes a largo plazo mientras mueve el ancho de banda para acomodar la demanda a corto plazo de un rendimiento de alta capacidad, por ejemplo, durante eventos especiales o desastres naturales.

“El ‘Amos-17’ está repleto de innovaciones para que pueda soportar muchas misiones desafiantes”, dijo Chris Johnson, presidente de Boeing Satellite Systems International, Inc. “Estamos orgullosos de apoyar a Spacecom en su uso de tecnología satelital para brindar servicios, promover la economía desarrollar y fomentar un mayor sentido de conexión con las personas de todo el mundo”.

David Pollack, CEO y presidente de Spacecom, dijo: “Trabajar con el equipo de Boeing es una experiencia notable. El compromiso compartido con el rendimiento de ‘Amos-17’ y el paquete de carga digital avanzada y el cumplimiento de nuestros objetivos de tiempo ajustados y recursos es una tremenda victoria para el equipo de Boeing. Esperamos completar con éxito nuestra misión conjunta cuando el ‘Amos’-17 comience a operar”.

« Entradas Anteriores